Coplas a la inflación


Lo mejor de la semana. Blog de María Folqué y Montserrat Formoso

Han vuelto. La Pantoja y la inflación. Como no apreciamos relación causal, nos vamos a centrar en la segunda, porque de la primera quizás sepamos demasiado. El caso es que de repente, ¡zas!, la interanual al 3%. Da mucha impresión. Habrá por ahí gente joven que nunca haya visto nada así. ¡Tranquilidad! Que nos hemos visto en peores situaciones y, además, parece que ya llueve, Don Mariano. La gran cuestión para nosotras y para los banqueros centrales es si la cosa se queda con nosotros o se va. O sea, si pasado lo peor del efecto base de los precios energéticos todo se volverá más manejable. Así que la atención se va a centrar en la subyacente, no vaya a ser que nos marquemos un Jean Claude Trichet para luego tener que andar soltando lastre a todo trapo (como verán, nos pierde el lenguaje técnico).

En cuanto a EE.UU. ha vuelto el conundrum. Por un lado la inflación de los servicios se dispara y por otra la de los bienes sigue en terrenos negativos. Y ahí anda nuestra Janet, entre amenazas reflacionarias vía política fiscal y amenazas deflacionistas vía guerras comerciales.

Es tan chocante hablar de normalización con él en la Casa Blanca…

No descartamos que esta reflexión también la haya tenido la señora Yellen en las últimas semanas, que ya estará diseñando cómo será su futuro a partir de febrero de 2018. Caribe, Janet, y mucho lino... La Fed sigue mostrando prudencia en su hoja de ruta decidiéndose por no saltarse el guion a la espera de saber cómo el famoso plan fiscal será ejecutado. De ahí que, tras la reunión de esta semana, el comunicado posterior fuese comedido y continuista en el tono. Salvo por un matiz, ese guiño a analistas obligados a rellenar espacios varios, y en lugar del “la Fed espera” alcanzar su objetivo de inflación, aparece un “la Fed alcanzará” su objetivo de inflación. Sutileza en el toque de confianza que de momento se queda en la nada sirviendo para aliviar la fortaleza del dólar. Tres semanas habrá que esperar para conocer las actas de la reunión y con ello las pistas del cómo y cuándo de esas dos o tres subidas pendientes.

Quien también ha vuelto es la guerra de divisas, al menos como tema para el ataque dialéctico. Como en las mejores familias, ha tenido que ser uno de fuera el que venga a airearnos los trapos sucios. Peter Navarro, fue esta vez, el equivalente a Ministro de Comercio de EEUU. No se lo van a creer, pero parece que Alemania, beneficiándose de la debilidad de sus vecinos del euro, saca partido de la divisa débil para explotar (y exportar) a EEUU y a sus socios de la Unión. ¡¡¡¡Noooo!!!! Y los alemanes rasgándose las vestiduras por un repunte de su inflación. En fin, somos muy de Merkel pero el estímulo de la demanda interna de sus conciudadanos es una deuda pendiente con los socios del sur.

Llueve Mariano, y si por la Candelaria plora…

Buena semana

Noticias relacionadas

Lo más leído