Continental European Equity Income Fund


TRIBUNA de Will James, director de inversión de Standard Life Investments. Comentario patrocinado por Standard Life Investments.

En un entorno de tipos de interés bajos y crecimiento lento, la renta variable de Europa continental sigue siendo atractiva en relación con otras clases de activos para aquellos inversores en busca de ingresos regulares. Creemos que nuestro Continental European Income Fund, que persigue obtener rentabilidades sostenibles y por encima de la del mercado con preservación de capital, está bien posicionado para seguir teniendo éxito en este mercado.

Motivos para invertir en Europa continental

¿Por qué invertir en Europa continental? Esta alternativa de inversión constituye una aproximación al mercado europeo sin Reino Unido, lo que elimina una de las grandes incertidumbres del momento en los mercados ante los acontecimientos del Brexit. Por otro lado, y a diferencia de aquellos fondos de la eurozona, en esta estrategia los inversores se pueden beneficiar de las oportunidades que nos pueden brindar mercados tan importantes como el suizo, el sueco o el danés.

Desde el punto de vista económico, la economía europea se encuentra actualmente sobre una base más estable, en la que muchos países muestran señales de mejora. Los Gobiernos finalmente han llevado a cabo reformas diseñadas para impulsar la competitividad y el crecimiento.

Y aunque los mercados de renta variable europeos se han mostrado volátiles, han mantenido mayoritariamente una tendencia alcista. Esto se debe, en parte, a las medidas extraordinarias en materia de política monetaria por parte del Banco Central Europeo (BCE), incluyendo la bajada de tipos de interés y la expansión cuantitativa (EC).

Abierta para los negocios

El mundo empresarial también ha llevado a cabo numerosas reformas desde la crisis financiera. La reducción de costes y la reestructuración de los balances han aumentado la eficiencia. En consecuencia, muchas empresas están ahora mejor posicionadas para batir al mercado cuando se vuelvan a recuperar los ingresos. Además, aún no hemos visto una recuperación significativa del ciclo de beneficios, lo que significa que hay más potencial alcista en este apartado. Mientras tanto, muchas empresas que recortaron sus dividendos y reestructuraron sus balances tras la crisis tienen ahora la capacidad de aumentar sus dividendos. Es importante señalar que las valoraciones siguen siendo atractivas en comparación con otros mercados de renta variable. Por último, el sector bancario también se encuentra en mejores condiciones tras años de presión regulatoria.

Posibles obstáculos en el camino

Por supuesto, sigue habiendo desafíos. El panorama político todavía puede dar lugar a dificultades. Esto incluye el próximo referéndum italiano sobre reformas constitucionales, que muchos consideran un voto de confianza sobre el primer ministro Matteo Renzi. Los electores alemanes, franceses y holandeses también acudirán a las urnas el próximo año en un contexto de crecimiento del sentimiento antieuropeista. Los resultados de la votación del Brexit en el Reino Unido aún tienen que hacerse patentes. También existe la posibilidad de que el BCE dé pasos en falso.

Obtener una rentabilidad sostenible, diversificada y por encima de la del mercado

Dentro de este mercado, adoptamos un enfoque bottom up (de abajo hacia arriba) de selección de valores específicos para el fondo. Esto nos permite entender el equipo directivo, los modelos de negocio, los balances, los estados de flujos de caja y las políticas de asignación de capital de las empresas en las que pensamos que merece la pena invertir. Además, podemos identificar y/o anticipar cambios que no están siendo correctamente valorados por el mercado.

No basta con centrarse en el siguiente evento de mercado o en el hecho de que una empresa pague un dividendo. De hecho, que una empresa no invierta en sí misma o no tenga la capacidad de hacerlo suscita dudas. Distribuir capital, tanto si hay superávit como si no, no genera valor per se y podría ser síntoma de que la empresa se va a contraer en un futuro.

Este enfoque también nos permite descubrir excelentes oportunidades para obtener ingresos independientemente de los sectores y las regiones geográficas. Dado el tamaño del mercado, hay un sinfín de empresas en las que invertir. Nosotros preferimos empresas que puedan crear valor para los accionistas orgánicamente (ganando cuota de mercado), inorgánicamente (mediante fusiones y adquisiciones) y/o reduciendo costes mediante reestructuración.

Un enfoque para el ciclo completo

Utilizamos un enfoque particular de construcción de carteras de tres compartimentos en el Continental European Income Fund. Este pretende capturar tres fuentes diferentes de rentabilidad: altos dividendos, crecimiento de dividendos y mejora de los dividendos. Este enfoque implica que podemos elegir entre un mayor conjunto de oportunidades, proporcionando diversificación estructural a la cartera y obteniendo buenos resultados en diversas etapas del ciclo de inversión.

Rentabilidad que supera los índices

La rentabilidad del fondo es una evidencia de este proceso: con una beta desde su lanzamiento hace siete años de 0,82 (para su versión OEIC), el fondo ha batido holgadamente a su índice de referencia, proporcionado una rentabilidad bruta histórica anualizada del 4,8% (fuente: Standard Life Investments, noviembre de 2016).

En su conjunto, Europa continental sigue siendo una oportunidad atractiva para aquellos inversores que buscan ingresos regulares. La economía continúa recuperándose, mientras que el entorno empresarial ha mejorado de forma continua. Creemos que nuestro fondo representa una forma de obtener exposición a este mercado en recuperación, con una volatilidad menor.

Biografía

El fondo está gestionado por Will James, que ha adoptado un enfoque de inversión consistente desde el lanzamiento del fondo en 2009. En 2015, Will obtuvo el prestigioso premio Equity Income en los premios FE Alpha Manager of the Year. Esto supuso el reconocimiento a su largo historial proporcionando una rentabilidad superior y una excelente rentabilidad ajustada por riesgo para los inversores.

Empresas