Consumo en China: tendencias que los inversores deben tener en cuenta


TRIBUNA de Sarah Liu, responsable de Análisis de Acciones Chinas Clase A, Schroders. Comentario patrocinado por Schroders.

A pesar de los recientes avances sobre la vacuna, el mundo sigue tratando de contener la propagación del COVID-19. Por su parte, China es uno de los pocos países que está consiguiendo volver a recuperar la normalidad. Se han levantado las restricciones a la circulación y el sistema de pruebas y rastreos del Gobierno ha demostrado hasta ahora su eficacia para contener nuevos brotes. Como resultado de ello, las tiendas, restaurantes y otros servicios han podido reabrir sus puertas y los consumidores han recuperado la confianza. AdvertisementEsto nos anima a pensar que las perspectivas para el sector consumo de China son sólidas.

Actualmente, el consumo privado representa alrededor del 39% del PIB, pero este peso sigue siendo relativamente bajo en comparación con otras grandes economías mundiales como Estados Unidos (68%), Japón (55%) o la Eurozona (54%). No obstante, esperamos que esta cifra vaya aumentando a medida que continúa la transición de un modelo de crecimiento económico impulsado por la inversión a uno impulsado por el consumo.

¿Cuáles son las principales tendencias del consumidor chino?

Por un lado, el comercio electrónico se está expandiendo cada vez más rápido y está previsto que esta tendencia se mantenga en el largo plazo. Cada vez son más las firmas que intentan integrar sus servicios online y offline. Esto puede mejorar la eficiencia de la cadena de suministro, ya que permitiría que las existencias se almacenaran más cerca del cliente final, reduciendo tiempos y costes de envío.

Asimismo, los servicios educativos han visto un cambio en el comportamiento de los estudiantes. Casi todos los estudiantes del país han pasado a recibir la enseñanza de forma virtual, elevando la tasa de penetración a más del 90% en la primera mitad del año. Las clases se llevan a cabo a través de servicios de retransmisión en directo y se espera que este modelo de negocio crezca significativamente este año.

Otra tendencia a tener en cuenta es que las empresas de consumo líderes en la industria, nacionales o extranjeras, están ganando cuota de mercado. Esto ha sido especialmente notable en los segmentos de electrodomésticos, ropa deportiva, educación y muebles para el hogar. El crecimiento del comercio electrónico ha creado una mayor igualdad de condiciones en lo que respecta a la disponibilidad de información, lo que permite a los consumidores conocer mejor los precios.

Así, los nuevos métodos de comercialización online y los mayores presupuestos en investigación y desarrollo (I+D) de las empresas dominantes, les permiten mejorar continuamente la calidad de sus productos y obtener una ventaja competitiva frente a las empresas más pequeñas, ya que los costes no están al alcance de todos los competidores.

También observamos que el consumo extranjero está volviendo a China. En los últimos años, el Gobierno chino ha tomado una serie de medidas para fomentar el gasto interno y apoyar su industria libre de impuestos. Algunas de ellas han hecho que el gasto en el extranjero sea menos atractivo. En 2018, por ejemplo, el IVA se redujo del 17% al 13%. Además, con el turismo internacional limitado por los cierres y las cuarentenas, se ha producido una recuperación del turismo interno, que debería continuar una vez la pandemia vaya desapareciendo.  

También vemos que el consumo interno se está polarizando entre bienes de lujo y el mercado de masas. Por un lado, las marcas de lujo siguen registrando un fuerte crecimiento de la demanda, sobre todo en el sector de cosmética y automovilístico. Por el contrario, los consumidores del mercado de masas se preocupan más por los precios, debido especialmente a las presiones económicas causadas por la pandemia.

En Schroders vemos valor a largo plazo en estas tendencias, apoyadas además por el interés del Gobierno chino de reequilibrar su economía basándose en un modelo más centrado en el consumo interno. Para captar las oportunidades de inversión que este escenario nos brinda, destacamos el fondo Schroder International Selection Fund China A, un fondo de gestión activa centrado en la selección de acciones de acciones domésticas (conocidas como acciones A) de aquellos sectores más expuestos al creciente consumo interno del país. Además, este fondo se ha beneficiado recientemente de la evolución del mercado de valores chino y la mejora de los datos económicos, que confirman las sólidas perspectivas de recuperación de China, tal y como demuestran sus excelentes rentabilidades. Lanzado en diciembre de 2017, el fondo acumula desde su lanzamiento una rentabilidad del 64,5% y del 44,8% en lo que va de año (datos a octubre 2020 para la clase C de acumulación en USD), superando tanto a su índice de referencia como a su grupo de homólogos.

Profesionales
Empresas

Lo más leído