Consulnor estrena un fondo de renta fija a 12 meses con objetivo de rentabilidad del 3%


Los bancos y las entidades financieras siguen teniendo fuertes necesidades de financiación y Consulnor quiere aprovecharlo a través de su nuevo fondo, Consulnor Renta Fija 12 Meses, un producto de renta fija en euros con un vencimiento a 12 meses (15 de abril de 2013) y un objetivo de rentabilidad, no garantizada, del 3%.

 

El fondo invertirá el 100% de la exposición total en activos de renta fija pública y/o privada, incluyendo depósitos e instrumentos del mercado monetario no cotizados que sean líquidos, y cédulas hipotecarias, de emisores OCDE con ese vencimiento, y con un límite de riesgo divisa del 5%.

 

Según explica Diego Corral, director de análisis y gestión de Consulnor, la idea es invertir en los instrumentos que utilizan los bancos para financiarse, como depósitos, imposiciones a plazo fijo (IPF) o pagarés, pero en formato fondo, algo que aumenta su atractivo desde el punto de vista fiscal. “Mantendremos las emisiones hasta vencimiento y la rentabilidad del 3% se traspasará al cliente en forma de participaciones a otro fondo monetario”, explica Corral, añadiendo la ventaja de no tributar por las plusvalías generadas que sí se aplicarían en el caso de invertir directamente en pagarés o depósitos.

 

Además, aunque la rentabilidad no está garantizada, el experto tiene ya en cartera las emisiones con esa garantía de rentabilidad. “Tenemos liquidez para aprovechar la necesidad de financiación de los bancos”, afirma. Según el folleto, las emisiones tendrán un rating de al menos mediana calificación crediticia y hasta un 3% podrá invertirse en emisiones de baja calidad o incluso emisiones sin rating.

 

El formato, un fondo de cerrado con un vencimiento, no es nuevo. Hace un año, Consulnor ya lanzó un producto de características similares que invertía en cédulas hipotecarias, con objetivo de rentabilidad del 2,53% anual. “En cada momento seleccionamos los activos que pueden aportar más valor”, comenta. La idea es que los partícipes permanezcan en el fondo hasta vencimiento, pues la comisión de reembolso es del 3%, la misma que la rentabilidad del fondo, para disuadir de las salidas y también para compensar a los que se queden. La comisión de suscripción es del 5% y los gastos corrientes, del 0,63%.

 

En los últimos meses, y según publicó FundsPeople, entidades como Ibercaja (con cuatro fondos de este tipo, el último de ellos, el Ibercaja Renta Fija 2015, lanzado en diciembre del año pasado) o La Caixa (Foncaixa Objetivo Abril 2014, con una TAE del 2,5% para la clase Estándar y del 2,75% para la clase Extra) han lanzado fondos de este tipo. En España no existen los fondos cerrados como tal, pero ante las oportunidades que se pueden encontrar en algunos activos que se negocian en mercados de menor liquidez o cuando se compra una cartera con un vencimiento determinado, las gestoras optan por aplicar elevadas comisiones de suscripción y reembolso, lo que les permite mantener un patrimonio estable mientras madura la inversión en cartera. Este tipo de fondos empezó a lanzarse con  deuda emergente o deuda fija privada, pero cada vez se extiende a un mayor número de activos.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído