Preguntas infalibles para detectar chiringuitos financieros


Los chiringuitos financieros son peligrosos. No se trata de entidades más o menos solventes o con mayores o menores habilidades en la gestión financiera: están fuera de la legalidad e intentan engañar al inversor. El término chiringuito financiero define de manera informal a aquellas entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para hacerlo. Son peligrosos porque en la mayoría de los casos la aparente prestación de tales servicios es sólo una tapadera para apropiarse del capital de sus víctimas, haciéndoles creer que están realizando una inversión de alta rentabilidad.

Es importante tener claro que los elevados rendimientos que ofrecen suelen  ser demasiado buenos para ser ciertos: sólo son el cebo con el que consiguen que  los  inversores menos informados o más confiados les entreguen sus ahorros. Cuando no pueden justificar las pérdidas, simplemente desaparecen o cambian  de nombre. Ahora, la CNMV ha elaborado una guía en la que incluye recomendaciones y técnicas muy precisas que permiten a los inversores detectar señales de alarma. El objetivo: lograr que el inversor no caiga en la trampa y ahorrarle así potenciales disgustos.

1. Si sospecha, pregunte. Adopte una actitud activa.

Según explica la CNMV, cualquier inversión debe abordarse con suficiente conocimiento de las características y riesgos del producto, por lo que es importante tener claros todos los extremos antes de comprometer el capital. El  inversor necesita tiempo para decidirse y tiene derecho a expresar  y obtener respuesta a todas sus dudas. Sin embargo, los chiringuitos presionan a la víctima para obtener una respuesta afirmativa  inmediata, sin darle ocasión para reflexionar.

Precisamente una de las principales diferencias entre las entidades autorizadas y los chiringuitos financieros consiste en que las primeras invitan  al inversor a plantear  sus  dudas  y  le  facilitan  toda  la información necesaria,  mientras que el objetivo de los estafadores confundir al inversor y hacerle  sentir  ignorante, para que confíe en ellos sin cuestionar sus argumentos. En este sentido, ninguna  pregunta  puede  ser  improcedente  ni  ir relevante  cuando se trata de cómo invertir su dinero.

La CNMV propone, como ejemplo, algunas preguntas que conviene hacer a la persona de contacto para comprobar si se trata de un chiringuito. En realidad, muchas de ellas, en especial las relativas a las características y riesgos de la inversión, deben  hacerse también cuando se trata con entidades autorizadas. La  diferencia  es  que  los  chiringuitos  financieros  se mostrarán poco dispuestos a ofrecer respuestas directas al inversor.

2. Realice preguntas sobre las características del servicio y de la inversión.

Estas son algunas de  las preguntas que –según el supervisor- conviene hacer a  la  persona  de contacto;  de  tratarse  de  un  chiringuito  financiero,  se  mostrará  poco dispuesto a ofrecer respuestas directas.

- ¿Cómo han conseguido mi nombre y mi teléfono? ¿Por qué han contactado conmigo?

- ¿Su entidad está registrada en la CNMV o en el Banco de España? ¿Están supervisados por algún organismo público? ¿Se encuentran adheridos a algún fondo de garantía de inversiones?

- ¿Cuánto tiempo llevan en este negocio? ¿Cuál es su experiencia profesional? ¿Hay alguna entidad financiera que pueda darme referencias de su entidad?

- Coincide esta inversión con mis objetivos? ¿Es adecuada para mi?

- ¿Cuáles son los riesgos de la inversión? ¿Cuánto puedo perder y en qué circunstancias?

- Durante cuánto tiempo debería mantener la inversión? ¿Cuál es su liquidez, es decir, cómo y en qué condiciones podré recuperar el capital en caso necesario?

- ¿Qué comisiones debo pagar por sus servicios? ¿Cómo se calculan? ¿Pueden remitirme una copia de las tarifas que tienen en vigor?

- ¿Cómo y con qué frecuencia recibiré información sobre mi inversión?

3. Obtenga información por escrito.

De acuerdo con la CNMV, el inversor debe exigir que le proporcionen respuestas claras a este tipo de cuestiones y solicitar información por escrito.

- ¿Puede remitirme copias de los documentos y contratos que debería firmar? Sobre el producto financiero que ofrecen, ¿existe algún documento oficial inscrito en la CNMV? ¿Pueden proporcionarme un resumen del mismo?

- ¿Puede enviarme una explicación escrita y detallada de la inversión propuesta para meditarla con tranquilidad y comentarla con algún experto independiente? ¿Le importaría explicarme la inversión en una reunión a la que pudiera acudir con mi abogado o con algún experto financiero de mi confianza?

- Si surgiera alguna disputa en relación con mis inversiones, ¿qué mecanismos de reclamación están a mi alcance?

Además, el organismo supervisor recuerda que, ante cualquier duda, el inversor tiene a su disposición el teléfono de atención al inversor de la CNMV (900 535 015)  o también puede enviar una consulta mediante el formulario que puede encontrar en la Sección del Inversor de la CNMV. Puede consultar el decálogo completo a través del siguiente enlace.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído