“Conseguir rentabilidad es cuestión no sólo de riesgo sino también de plazo”


El horizonte temporal es clave en las inversiones. Ha acabado la guerra de depósitos, y por fin los inversores y ahorradores se están dando cuenta de que los tipos de interés están en mínimos históricos. Si tenemos un ahorro y lo queremos invertir en el mercado financiero y sabemos que  en dos años nos podría hacer falta, si no queremos tener una sorpresa el día de la venta, la rentabilidad del bono español a julio del 2016 es del 0.40%. Y esta rentabilidad es alta si la comparamos con el 0.02% que ofrece el bono alemán. Evidentemente hay bonos que ofrecen rentabilidades más altas a este plazo, pero a costa de añadir riesgo de crédito (bonos corporativos) o riesgo de divisa.

Y, ¿no se puede conseguir una rentabilidad más alta sin asumir ese riesgo divisa o de crédito? Pues lo que está haciendo la industria en general es aumentar la duración del producto. Si el ahorrador quiere un 3%, pues “sólo” hay que buscar un plazo más largo. Para obtener ese 3% en el bono español hay que comprar irse a julio de 2026. Es decir, que el ahorrador debe estar seguro de que no le va a hacer falta el dinero en 12 años. Y todo para conseguir un 3% de rentabilidad, algo que hace sólo unos meses lo obtenía con un depósito a un año en una entidad de crédito. En un bono alemán habría que irse a un bono de 2.037 para asegurarnos ¡un 2%!

En el siguiente gráfico comparamos la evolución del precio en base 100 de los dos bonos comentados (blanco el alemán y amarillo el español) frente al Ibex 35, Eurostoxx 50, S&P500 y MSCI World. Se aprecia que el bono español ha subido desde enero de 2012 incluso más que el Ibex 35. 

En la leyenda he puesto la volatilidad del precio de estos activos desde enero de 2012. Curiosamente la volatilidad del bono español es superior a la de la bolsas de Estados Unidos (S&P500) y la de la bolsa global (MSCI WORLD).

En definitiva, que para conseguir una rentabilidad máxima del 2%-3% debemos estar dispuestos en renta fija a mantener nuestra inversión al menos 12 años y soportar volatilidades similares a las de la bolsa global. Entiendo que una inversión en una cartera de fondos de perfil arriesgado (renta variable entre el 40%-70%) que se correspondería a las volatilidades de los bonos comentados, debería dar rentabilidades en el horizonte temporal comentado de 12 años, bastante superiores a la que ofrecen hoy los bonos.

Sólo hay que saber entender esta volatilidad. En un bono parece que no tiene por qué afectar ya que el ahorrador sabe que todos los años va a cobrar un cupón. Pero es que si hoy pagamos un 128.9% de precio por el bono español o 135.25% de precio para el bono alemán, sabemos seguro que este sobreprecio se va a perder seguro desde hoy al vencimiento. Lo que no sabemos es cómo lo hará:

• Se puede perder linealmente, por lo que el cupón iría compensando las caídas del precio. Eso ocurriría si los tipos se mantuviesen estables en el tiempo.

• Si los tipos repuntan, tendríamos fuertes minusvalías en precio. Si dentro de un año, el mercado exigiese al bono español una TIR del 4%, el precio sería de 116.6%. Serían pérdidas del 9.5% en sólo un año.

• A medio plazo tendrían que bajar los tipos aún más o mantenerse, para que no sufriésemos pérdidas en precio si quisiéramos recuperar nuestra inversión.  

Así pues, hay que ser muy cuidadoso con el horizonte temporal de nuestra inversión y la rentabilidad que exigimos a la misma. Si tenemos un horizonte temporal inferior a 3 años y no queremos asumir riesgos similares a los de la renta variable global, no podemos exigir rentabilidades superiores al 2%-3%.

Noticias relacionadas

Lo más leído