Consecuencias para el mercado de un hipotético default griego a medio plazo


"El pasado 21 de febrero Bruselas evitó un default desordenado de Grecia y la Eurozona consiguió ganar tiempo para fortalecer su credibilidad", lo que en opinión de Axa Investment Managers resulta positivo para los activos de riesgo, más aún teniendo en cuenta que los bancos centrales de todo el mundo están inundando de liquidez a los mercados. “Sin embargo, creemos que el acuerdo alcanzado con Atenas no será el último episodio de la crisis helena, dado que a medio plazo no se descarta una salida del euro del país o incluso una caída en default”, señala la gestora. 

 

En un informe titulado ‘Greece: exploring end games’, la firma francesa considera que una vuelta de Grecia al dracma provocaría una devaluación de su moneda frente a la divisa comunitaria del orden del 50%. “Las pérdidas totales que supondrían una salida del euro alcanzarían los 300.000 millones de euros, de los cuáles el 90% serían sufragados por los contribuyentes de la Eurozona”, indica. Por ese motivo, la firma cree que “la reacción política de los países prestamistas podría ser importante”, si bien “el riesgo de contagio es limitado”. 

 

En lo que respecta a la respuesta del mercado ante lo que supondría un default griego, desde Axa IM estiman que una venta masiva de activos de riesgo derivaría en una corrección de la renta variable europea de entre el 15% y el 20%. Por sectores, “las entidades financieras europeas serían las que sufrirían en mayor medida ya que, aunque éstas tengan canceladas sus tenencias de bonos helenos en un 75%, su exposición al sector privado sigue siendo elevada, sobre todo en lo que respecta a la banca francesa y alemana”. El euro también se vería afectado, al caer su cambio frente al billete verde a 1,15 dólares.  

Lo más leído