Consecuencias en el mercado asiático de la intervención del BCE, la Fed y el Banco de Japón


Una vez conocido el positivo impacto que las medidas impulsadas por el BCE, la Fed y el Banco de Japón ha tenido en los principales mercados desarrollados (subida generalizada de las bolsas y caída de la prima de riesgo en los periféricos), es momento de analizar cuál será el efecto que las iniciativas aprobadas por las autoridades monetarias tendrá sobre otros mercados, como por ejemplo el asiático. Pues bien: según Rajeev de Mello, responsable de renta fija de Schroders para la región, “tanto el mercado de renta variable asiático como el de renta fija se verán beneficiados”.

Según explica De Mello, el aumento de la liquidez tendrá efectos positivos sobre el mercado de acciones y también sobre el de los bonos. “El impulso inmediato que experimentaron los índices bursátiles asiáticos tras las medidas anunciadas por las autoridades monetarias se debe a una vuelta del dinero a la región, si bien no será la única clase de activo que se verá favorecida. Contamos con que los bonos corporativos experimenten mayores subidas como consecuencia de la solidez de los flujos de caja de las empresas y su potencial de crecimiento a largo plazo”.

En su opinión, la deuda corporativa asiática resulta una buena opción para aquellos inversores en busca de rentabilidad. En la misma línea, otro de los factores que podrían beneficiar a los que apuesten por esta clase de activo es la apreciación que podrían experimentar las divisas. De Mello espera que “las divisas asiáticas se fortalezcan impulsadas por los políticas monetarias de los tres grandes bancos centrales”. Entre las incertidumbres que siguen planeando sobre el continente está China, país que a juicio de este experto “seguirá necesitando tomar medidas en el corto plazo, aunque a un ritmo menos agresivo de lo que lo había venido haciendo hasta ahora”.

Noticias relacionadas

Lo más leído