Consecuencias de la retirada de estímulos económicos en la renta variable europeos


La retirada de los paquetes de estímulo económico de los gobiernos europeos atraerá la atención de los inversores en 2010. También la preocupación por el momento en el que los gobiernos suban los tipos de interés y endurezcan sus políticas económicas. Los inversores necesitan tener en cuenta las implicaciones en las bolsas de cualquier decisión de los bancos centrales acerca de terminar con la recompra selectiva de bonos a largo plazo (quantitative easing) y con otras medidas utilizadas a fortalecer la economía mediante la inyección de liquidez en los mercados financieros.

El final de la época de tipos de interés extremadamente bajos y de políticas monetarias relajadas, junto con la retirada de los paquetes de estímulos económicos y fiscales auspiciados por los gobiernos, pueden trasladarse al mercado en forma de confusión y volatilidad. Es muy probable que el mercado de renta variable se esté moviendo de un lado a otro en los próximos meses. Por esto los inversores tienen que ser selectivos e invertir en aquellas compañías que dependan de sí mismas para aumentar sus beneficios y su cash flow.

Estos son los motivos por los que busco acciones de compañías que ofrezcan buenas perspectivas de beneficios y cuyas cotizaciones puedan verse beneficiadas por ello. Seguiré también prefiriendo aquellas compañías con potencial orientado hacia nuevas vías de crecimiento, como la exportación o las operaciones en mercados emergentes. La deslocalización de la producción hacia países del Este de Europa con menores costes laborales y de explotación también está beneficiando a algunas compañías. Dos buenos ejemplos son firmas como Tullow Oil, la explotadora petrolífera con intereses en África cotizada en el mercado británico, o AXA, aseguradora francesa que está buscando incrementar su exposición a mercados emergentes.