“Concienciar a los ciudadanos de que deben ahorrar con visión de largo plazo es el caballo de batalla de la industria para los próximos años”


Hablar con Javier Dorado es hacerlo con alguien que tiene una visión muy amplia de la industria. Sus casi dos décadas como responsable de la oficina de J.P.Morgan AM le avalan. Durante este tiempo, ha sido testigo directo de la gran transformación que ha experimentado la industria de gestión de fondos en España. “La influencia de la crisis en los cambios ha sido importante. Antes de 2008 la distribución de fondos tenía lugar principalmente a través de productos empaquetados que las entidades financieras distribuían a todos los segmentos de clientes. Con la llegada de la crisis, el dinero salió de forma masiva del segmento más conservador de la industria de fondos para dirigirse a depósitos, de forma que los 'clientes naturales' del fondo de inversión pasaron a ser los segmentos de banca privada, que desarrollaron modelos de arquitectura abierta guiada en mayor o menor medida”.

En una entrevista concedida a Funds People, Dorado explica que, como consecuencia de la crisis, no solo el inversor se ha vuelto más exigente demandando productos de calidad, sino que las entidades financieras han hecho una excelente labor de adaptación a unos modelos de arquitectura abierta guiada para ofrecer lo mejor a sus clientes, algo por lo que -a su juicio- hay que felicitarlas. Lo evidencia, según el responsable de J.P.Morgan AM para Iberia, el hecho de que todas las bancas privadas cuenten ya con modelos de arquitectura abierta.

Dorado aprecia dos claras tendencias. La primera es la profesionalización de los equipos de analistas, que ha hecho que pertenecer a las listas de fondos seleccionados responda a rigurosos criterios de selección. Esta apuesta de las entidades por el producto fondo se habría visto reflejada en el reforzamiento de los equipos de análisis y selección de fondos. “Hace una década no existían muchos equipos. Ahora, toda entidad cuenta con un departamento especializado de análisis y riesgos, muy bien estructurado y preparado”. La segunda es que casi todas las entidades tienen sus servicios discrecionales de carteras de fondos, lo que -en opinión de Dorado- es otra manera de canalizar la arquitectura abierta guiada.

En cuanto al futuro de la industria de fondos en nuestro país, Dorado parte del convencimiento de que el producto fondo es el vehículo más apropiado para canalizar el ahorro de cualquier individuo. “Los que trabajamos en esta industria podemos estar orgullosos y sacar pecho porque el fondo nunca ha fallado al inversor final. De hecho, probablemente hemos pecado de tímidos y deberíamos ser más contundentes a la hora de comunicar todas las ventajas del producto. Si tenemos en cuenta que el producto de ahorro a largo plazo por antonomasia es el fondo de inversión, que en España existe una enorme necesidad de ahorro más alta que en otros países, y que actualmente solo el 7% del ahorro de las familias españolas está invertido en fondos -frente al 15% de otros países de nuestro entorno y el 30-40% que existe en el mundo anglosajón- es indudable que al fondo de inversión aún le queda un gran camino por recorrer en España”.

“Concienciar a los españoles de que deben ahorrar es el caballo de batalla de la industria para los próximos años”, reconoce Dorado. En este sentido, en la firma están haciendo un especial esfuerzo formativo, tanto para el asesor como al cliente final, sobre la necesidad de invertir a largo plazo. “Nuestro objetivo es tratar de enseñar al ciudadano a aprender a ahorrar y eso pasa indiscutiblemente por un mayor asesoramiento y una mejor planificación financiera. Es un reto difícil, pero que te obliga a trabajar duro para alcanzarlo”.

En términos de producto, percibe una gran demanda por productos de asset allocation. “Existe una clara tendencia en el mercado español a utilizar productos de este tipo, con más o menos riesgo”. Un segundo grupo son los fondos de renta fija flexible, lo que -en su opinión- tiene sentido en un momento en el que el mercado de bonos se ha vuelto más difícil tras el rally de los últimos años. “En lugar de apostar por productos direccionales, se compran fondos que puedan comportarse bien en distintos escenarios”. También destaca la voluntad de muchos inversores de asumir más riesgo a través de fondos de renta variable. Un cuarto grupo de interés son los productos de rentas. “España e Italia son los mercados donde más está creciendo la demanda por este producto”, afirma. Son productos muy interesantes para quienes necesitan complementar sus ahorros y/o para aquellos que se encuentren en fase de desacumulación. La crisis ha elevado la necesidad de muchos ciudadanos de complementar su renta”.

Regulación y asesoramiento

Para Dorado, la entrada de la nueva normativa es una consecuencia natural de lo que ha ocurrido en el pasado. “Para las gestoras supone añadir más complejidad en la operativa, lo que a su vez deriva en mayores costes asumidos. Es el mundo en el que nos ha tocado vivir, aunque esto no debe ser visto como algo negativo: más control nunca está de más. El objetivo de MIFID II, por ejemplo, es regular el asesoramiento financiero, lo cual supone una buena noticia. El impacto final que tenga sobre el mercado español es aún un interrogante, ya que todo dependerá de cómo se transponga la directiva. Pero el que exista y se desarrolle el asesoramiento financiero en España es muy positivo. El gran ganador es el inversor final. Nuestra apuesta por los asesores es clara”. En este sentido, la firma acaba de reforzar el departamento dedicado a prestar servicio al asesor financiero con la incorporación de Francisco Márquez de Prado al equipo.

Entre las distintas iniciativas puestas en marcha por J.P.Morgan AM para apoyar al colectivo de asesores está el programa Market Insights, que proporciona información sobre los mercados globales sin hacer referencia a productos, y que está diseñado como una herramienta para ayudar al cliente a comprender mejor los mercados y servirles como apoyo en su toma de sus decisiones.

Productos para el ahorro a largo plazo

La visión del responsable de la gestora para España y Portugal en cuanto a la necesidad de planificar el ahorro ha tenido una especial influencia en la estrategia llevada a cabo por la oficina, cuyo equipo está haciendo especial énfasis en la gama de fondos mixtos, productos que Dorado cree que encajan perfectamente con lo que necesita actualmente el inversor español. Al ser carteras diversificadas, considera que son vehículos ideales para el ahorro a largo plazo. En esta lucha por concienciar al inversor de la necesidad de ahorrar, empieza a atisbar signos esperanzadores.

“Empezamos a conseguir que el mensaje cale, no solo entre las entidades financieras, también entre pequeños inversores, como muestran las continuas y constantes entradas de dinero retail que hemos apreciado en productos de rentas", revela. Esto es especialmente significativo en el caso del JPM Global Income, donde en abril 33 entidades invirtieron en este producto y donde se perciben flujos constantes y continuados con órdenes de compra de bajos volúmenes que evidencian que proceden de inversores retail, revela Dorado.

Ventas muy repartidas

El JPM Income Opportunity, el JPM Global Income y el JPM Europe Equity Plus son los tres fondos más vendidos por la oficina en lo que va de año. El mix de producto que comercializan en España está muy equilibrado entre fondos de renta variable (44%), renta fija (26%) y mixtos (30%). “Frente a la concentración del negocio que existe en otras gestoras, contamos con una gama amplia y bien posicionada, donde el patrimonio está muy repartido. De hecho, los tres fondos con mayor volumen de activos bajo gestión en España concentran solo el 25% del patrimonio y el 85% del volumen está en 15 productos. La diversificación patrimonial nos da tranquilidad, lo cual nos permite invertir en el país porque tienes una visión de largo plazo en el negocio”.

Actualmente, la gama de productos que comercializa la firma estadounidense en España supera los 80 fondos. La oferta se verá reforzada con el lanzamiento próximamente de un nuevo producto de rentas, muy similar al JPM Global Income, pero con un nivel de riesgo inferior. En los últimos tiempos, en J.P.Morgan AM han hecho un especial esfuerzo en racionalizar la gama de productos, con el objetivo de optimizarla. “Los criterios por los que nos hemos guiado han sido tres: tamaño, solapamiento y análisis de hacia dónde se movían los flujos del mercado”, explica.

Objetivos fijados

A la hora de preguntarle por los objetivos de cara al futuro, Dorado reconoce formar parte de una industria en la que se hace muy difícil predecir cuál va a ser la evolución del negocio. “Las expectativas de lo que crees que va a suceder el año que viene nunca coinciden con lo que finalmente ocurre". En lo que respecta a flujos de entrada, "el objetivo de J.P.Morgan AM es crecer a un ritmo anual del entorno del 10%, lo cual este año estamos cumpliendo. En términos cualitativos, el objetivo es consolidar la apuesta por el asesor independiente, para lo que hemos puesto esfuerzo, recursos e ilusión. También el posicionar al Market Insights como herramienta de referencia del asesor español y seguir comprometidos con EFPA, ya que creemos que va a jugar un papel muy importante en la formación de los asesores en los próximos años”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído