“Con una estrategia adecuada, las EAFI lograrán una cuota de mercado respetable en 20 años”


Xavier San Miguel Moragas es una rara avis dentro del mundo de las EAFI. Fundó en febrero del año pasado su empresa de asesoramiento financiero, Bissan Value Investing, registrada en la CNMV con el número 96 desde mayo del año pasado. No viene del mundo de la banca privada ni de la gestión, como la mayoría, sino de la banca corporativa pero es un apasionado de las finanzas y confía en el potencial de la figura de asesoramiento financiero independiente en España.

Pero para el experto, la independencia es una bandera insuficiente para impulsar el negocio de las EAFI en España, y hay que acompañarla de una estrategia adecuada. “Las EAFI se harán un hueco en el sector con una estrategia que ofrezca confianza, rigor profesional y buenos resultados. La gente debe ser consciente de que necesita un asesor financiero al igual que un asesor fiscal o un médico de cabecera”, dice. San Miguel cree que las EAFI ahora no tienen una estrategia potente y por eso su avance será más lento de lo deseado.

Pero cree que, si se logra implantar una estrategia adecuada, las empresas de asesoramiento financiero españolas podrían asesorar en 20 años una respetable cuota del patrimonio en España, tal y como ocurre en otros países como Francia, Alemania, Inglaterra o Suiza. “Si se hace mal, el patrimonio asesorado por las EAFI seguirá siendo incipiente toda la vida”, dice, situándolo en entre un 3% y un 5%. San Miguel está tanto en EAF (la pata del Colegio de Economistas dedicada a las EAFI) como en la asociación Aseafi y cree que una campaña publicitaria conjunta del sector podría suponer un impulso para el conocimiento de la figura.

El experto considera que existe nicho de negocio para las EAFI, sobre todo entre aquellos clientes desatendidos por las grandes entidades. “Hay que crecer con el cliente”, dice. El lema de Bissan Value Investing es orden, ahorro e inversión, a través de los cuales persigue el objetivo de la independencia financiera para sus clientes.

Dos pilares

San Miguel basa su negocio en dos pilares fundamentales: la planificación financiera (que se basa en el previo conocimiento de sus clientes y sus necesidades) y las recomendaciones de inversión, que acaban centrándose en muchas ocasiones en renta variable, lo que para él es el activo más apropiado para la mayoría de las economías domésticas a largo plazo, siempre que tengan cubiertas sus necesidades a corto y medio plazo: de ahí la importancia de una adecuada planificación. En dichas carteras, el peso de los fondos se sitúa entre el 80% y el 90%, un vehículo de su agrado ante sus ventajas fiscales.

De hecho, la bolsa es el activo que constituye el núcleo de sus recomendaciones y que considera intocable, por lo que lo complementa con activos que pueden venderse a más corto plazo ante potenciales necesidades de liquidez. La EAFI basa su política de inversión en el value investing, como su nombre indica, que trata de aprovechar las ineficiencias del mercado y se posiciona con una estrategia de largo plazo que rechaza el trading agresivo, la especulación o el endeudamiento.

"La inversión es siempre una tarea que requiere paciencia y un tiempo prudente de maduración", dice. Además, considera que invertir en periodos de gran incertidumbre como el actual es muy rentable a largo plazo, es decir, comprar cuando en general la gente vende movida por el miedo.

Su modelo de cobro es independiente de la entidad financiera con la que trabajen sus clientes y cree que en el futuro debería ser así. “Es probable que las retrocesiones de la banca acaben desapareciendo”, apostilla.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído