“Con la AIMFD no hará falta gestora de IIC española para gestionar sicav”


“El mercado se encamina hacia la libre competencia y el proteccionismo es imposible. Es una tendencia imparable”, dice Sergio Navarro, director general de A&G Banca Privada. Ese mercado libre está también más armonizado dentro de la Unión Europea y las distintas directivas europeas hacen que sea, cada vez más, un mercado único. En esa línea llegará la nueva directiva de gestión alternativa, la AIMFD, que hará que, para gestionar sicav españolas, ya no haga falta tener gestora local en España, según Navarro.

Hasta ahora, para poder ofrecer servicios de banca privada en España ha sido prácticamente obligatorio con contar con gestora local para poder manejar sicav, el vehículo por excelencia de los altos patrimonios. Así, algunas bancas privadas internacionales con gestora propia de IIC son J.P.Morgan, Mirabaud, Merrill Lynch, Credit Suisse, UBS o Lombard Odier. Pues bien, según el análisis de Navarro, una vez entre en vigor la AIMFD ya no sería necesario.

Actualmente, con datos de Inverco a cierre de 2012, hay 2.900 sicav con un volumen total de 23.800 millones de euros.

“La AIMFD viene a regular los fondos no armonizados y lo que hace es regular la gestora, a la cual se le otorga un pasaporte de gestión para toda Europa. Con él, podrá registrar en España para su comercialización sus productos sofisticados no UCITS, los SIF, y podrá gestionar sicav de derecho español”, explica Navarro. “Para ello, simplemente necesitará un depositario español y notificarlo a la CNMV. No necesitará gestora local y tomará las decisiones desde su estructura luxemburguesa. La CNMV no podrá negarse pues la jurisprudencia europea establece que no puedes tratar discriminatoriamente a ningún competidor de la Unión Europea”. “En España, la banca privada y la gestión a través de fondos dedicados están ligados de forma cultural, nuestros clientes podrán elegir en libertad y con eficiencia fiscal si quieren seguir en su sicav, invertir en una SIF registrada en la CNMV, fusionar o redomiciliar. Alguien debería estar pensando en cómo hacer las sicav competitivas no solo para gestionar clientes españoles sino para poder hacerlo con clientes de cualquier país de la UE. Hoy no lo son”, dice.

La Alternative Investment Fund Managers Directive (AIMFD) está ya aprobada y Lietchenstein ha sido el primer país en adoptarla. Luxemburgo tiene previsto hacerlo en el primer trimestre del año y A&G, que cuenta con gestora luxemburguesa, ha solicitado ya recibir el pasaporte que la acredite como AIMFD, y espera tenerlo a lo largo del primer semestre. El grupo ha completado recientemente la reorganización de su gama de fondos de inversión, que ha centrado en su sicav luxemburguesa.

Regular para proteger acaba con el sector

“La historia nos dice que regular para proteger en lugar de competir acaba con el sector. La batalla de las gestión de fondos armonizados (UCITS) ya está perdida, las gestoras extranjeras se han comido el mercado español y las grandes gestoras españolas y los gestores valiosos están montando sus sociedades en Luxemburgo para poder vender sus productos en todo el mundo”, resume Navarro. “Esto se traslada en puestos de trabajo que se crean en Luxemburo y que no se han creado aquí. No es sólo cuestión de la falta de las cuentas ómnibus para los productos españoles”.

En esta situación, Navarro considera que “merecería la pena darle una pensada” a cómo está regulado el sector de la gestión en España, pues considera que “se necesita un entorno regulatorio adecuado para ser competitivo. No pedimos que nos regalen nada”. Además, el directivo de A&G alerta de que se está perdiendo el tren de la gestión de patrimonios latinoamericanos que se están yendo a Luxemburgo en busca de quién los gestione. “España tiene muy buenos profesionales y con precios muy competitivos y es una pena no poder luchar por ese negocio”, dice.

Y es que, además de temas como la falta de cuentas ómnibus, Navarro destaca como desventaja de la gestión española temas como el IVA (mientras que en España la gestión de carteras está gravada con un 21% en Luxemburgo es del 10%) o la tasa Tobin, que España implementará próximamente y en Luxemburgo ya han anunciado que no la aplicarán. Además, los requerimientos de capital para las gestoras son mucho menores que en España.

“Va a llegar un momento en el que, a lo mejor, mantener una SGIIC pueda no tener sentido y estamos hablando de muchos puestos de trabajo”, dice. “El mercado es soberano y estás obligado a adaptarte a lo que quiere el cliente, a ser lo más eficiente posible”.

Profesionales

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído