Con cuentagotas, pero Grecia vuelve a ser una idea de inversión


El 19 de mayo de 2010 se paró el reloj de la inversión en Grecia. Ese día, el país recibía el primer tramo del que iba a ser el primer rescate financiero a una nación de la historia de la eurozona. Desde entonces, la nación ha recorrido un largo y duro camino, que ha incluido un doloroso programa de ajuste que no impidió que Grecia tuviera que pedir un segundo rescate en 2012 y que finalmente se convirtiera en el primer país desarrollado degradado a nación emergente. Ahora, por fin se puede afirmar que algo está cambiando, y que las manecillas del reloj de la inversión han vuelto a girar en Grecia. Eso sí, los primeros indicios de interés inversor todavía son extremadamente tímidos entre los gestores de fondos.  

Uno de los expertos que mantienen una actitud más positiva con la nueva realidad del país es Colm McDonagh, responsable de mercados emergentes en Insight Investment, gestora que forma parte de BNY Mellon IM. Tras un viaje reciente a la península helena, McDonagh constata que Grecia ha reforzado sus lazos con Europa, “que ahora es más que un mero financiador: se ha convertido en un importante socio en la resolución de algunos de los problemas estructurales que impiden el futuro crecimiento de la economía griega”. Al respecto, indica que uno de los problemas que más urge resolver es el desempleo, que se sitúa actualmente en el 27,9%. “La posibilidad de salida voluntaria de Grecia de la eurozona ha quedado prácticamente descartada, lo cual brinda una mayor certidumbre a los inversores, especialmente a los de renta fija”, declara el experto. MacDonagh añade que “sobre todo, este desarrollo debería dar confianza en la economía helena a los inversores extranjeros, que de otra forma se habían mostrado reacios a invertir”. 

Dicho esto, el responsable observa una serie de aspectos positivos, como por ejemplo que 2013 ha sido un buen año para el turismo y que además se está abriendo el apetito de los inversores extranjeros por comprar activos helenos. A ello ha contribuido que el país ha recuperado competitividad gracias al ajuste de los precios. El experto de BNY Mellon también destaca que “el programa de privatización heleno está avanzando, si bien con lentitud”. “Aunque el nivel de endeudamiento es alto, Grecia puede asumir mucho mejor sus obligaciones de pago: el interés de la deuda griega es de los más bajos de Europa, y todavía queda un tiempo hasta su vencimiento”, completa. 

 “Los próximos meses no serán fáciles para el país, pero creo que su situación económica ya ha tocado fondo y seguirá mostrando señales de mejora en adelante”, pronostica el gestor. Éste termina su semblanza con una breve mención al sistema financiero heleno: “Los bancos griegos no tardarán en someterse a pruebas de resistencia, cuyos resultados podrían mostrar que las entidades están mejor capitalizadas de lo previsto”

Precisamente entre la banca griega figuran algunas de las nuevas inversiones de gestores. Es el caso por ejemplo de John Bennett, gestor de Henderson Global Investors. Recientemente admitió en un evento con prensa que en los últimos tres meses había adquirido por primera vez acciones de un banco griego, Piraeus Bank. 

También tiene posiciones abiertas sobre un banco griego, en este caso Alpha Bank, la suiza Pictet AM. Sus expertos matizan que “no hay de momento un especial interés en Grecia”, y que su fondo Pictet Eastern Europe – que toma como referencia el índice MSCI EM Europe- infrapondera ligeramente las acciones de grecia, del 5,08% frente al 5,34% del índice a finales de enero, “si bien tal infraponderación es menor que en diciembre de 2013, cuando Grecia pesaba un 3,77% frente al 4,84%del índice”. De los 11 nombres helenos del índice, Pictet tiene posiciones en Alpha Bank, Hellenic Telecom o las tiendas de joyería y accesorios Folli Follie y sobrepondera la aerolínea Jumbo.  

Los expertos de Pictet recuerdan que el índice de la Bolsa de Atenas viene de firmar un buen año, con un rally próximo al 30% en 2013. Sin embargo, apuntan que las acciones con bandera blanquiazul “han llegado a cotizar a más de 16,5 veces beneficios estimados, comparado con once o diez de otros emergentes”. Desde la gestora, el dato realmente positivo es que la Comisión Europea espera que el PIB heleno crezca un 0,6% en 2014, lo que pondría fin a una recesión de seis años. Se despiden con una advertencia: “Grecia precisa un balance primario (endeudamiento neto del Estado, excluyendo los pagos de intereses) del 10% sobre PIB para estabilizar su deuda pública, pero aún sólo es del 2%”. 

El dinero fácil ya se ha hecho

Fabrizio Quirighetti , economista jefe y director de macroeconomía global y estrategias de renta fija en SYZ Asset Management y gestor de dos fondos de Oyster, constata que no sólo ha atraído interés la renta variable griega, también la fija ha captado dinero en los últimos 18 meses. “Hemos entrado en el mercado griego a través de la compra de  algunos bonos corporativos como Hellenic Petroleum u OTE, compañía griega de telecomunicaciones, o bonos soberanos a corto plazo, con un rendimiento bastante interesante en un contexto de tipos de interés bajos”, declara Quirighetti. 

El experto recuerda que, por una parte, muchas compañías han cerrado sus oficinas en Grecia para trasladarse a otros países para no estar ligadas a este mercado, mientras que otras mantienen sus oficinas principales en Grecia y no están tan vinculadas a la economía del país. “Probablemente se puedan encontrar muchas oportunidades, pero pienso que es un poco tarde ya que la revalorización de este tipo de valores ya ha tenido lugar”, afirma el economista, que aclara que la posición de los fondos que gestiona es neutral sobre Grecia. “Aunque puedes encontrar algunas ideas interesantes en renta fija o en el mercado de renta variable, la parte fácil ha quedado atrás”, concluye. 

Menos optimistas son los puntos de vista de expertos de Petercam y Amundi. Para Eric Brard, responsable global de renta fija de Amundi, Grecia “no es un componente significativo de nuestra política de inversión y seguimos pensando que el rating griego es high yield”. Bart Van Craeynest, economista jefe en Petercam, añade por su parte: “Si observamos la situación de Grecia en el momento actual, desde el punto de vista de la renta fija creo que no hay nada positivo que decir. Respecto a su situación económica y a la renta variable helena, hay algunos factores positivos, pero el mercado ya ha actuado: el mercado griego ha subido más del 100% desde mediados de 2012”. 

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído