Comunicación de operaciones de mercado Front-to-Back, muchos caminos, un principio básico


Como ya habéis podido apreciar, mis blog se basan en tratar todo aquello que pueda afectar al “envasado del producto IIC”, el cual llega al “consumidor” a través de un Valor Liquidativo (envase), con el objetivo de concienciar, mejorar y entender la importancia de esta fase de la cadena del producto.  

 

En la revista de enero, Fundspeople escribió un artículo en la sección de fundstage muy interesante sobre el “camino a la automatización” en la comunicación de órdenes de compra/venta de fondos. El mismo se centraba en una de las dos patas del Circuito de Comunicación de Operaciones; el que tiene que ver con cómo se origina una operación de mercado desde el área de Gestión, la misma llega al intermediario para su ejecución y termina liquidándose y llegando a buen fin.  

 

 

A efectos de un Backoffice de Fondos, toda operación tiene dos patas: 

 

La comunicación del Gestor (LA siempre polémica BOLETA) al área de cálculo de valor liquidativo (Comunicación Front to Back)

 

La Confirmación de la Contrapartida.  

 

Independientemente de que el proceso de carga de operaciones de mercado en la aplicación de valoración sea más o menos automático en función de los medios que tenga cada gestora, uno de los procesos/funciones diarias y básicas de todo Backoffice es conciliar BOLETA y CONFIRMACIÓN  para poder dar por bueno las operaciones que afectarán al valor de la IIC del día.  

 

 

Al hilo del artículo mencionado, cada vez tenemos más interiorizado que “la pata” que va al mercado debe seguir procesos lo más automáticos posibles (routing de operaciones etc) para medir y controlar el “Riesgo Operacional” existente en toda operación de compra/venta. Cuanta más automatización, menos posibilidad de error.  

 

 

Centrémonos en LA BOLETA, la otra pata…. La comunicación “Front to Back”. El proceso es simple. Una decisión de gestión materializada en una operación de mercado tiene dos posibles interpretaciones. Lo que quería hacer el gestor y lo que el intermediario (bróker) de la operación ha entendido; A mayor grado de automatización … menor posibilidad de interpretación. Una orden telefónica conlleva mayor riesgo operacional que una orden automatizada pero la realidad es que una orden telefónica muchas veces va acompañada de un servicio o valor añadido adicional, por no usar la palabra Asesoramiento, que el gestor valora altamente. Por tanto, el riesgo operacional está ahí y hay que gestionarlo.  Ante la posibilidad de que exista un error de interpretación, la BOLETA juega un papel fundamental. Es lo que le dice el gestor a su backoffice que ha querido hacer. El backoffice, a su vez, recibirá una confirmación del bróker con lo que ha entendido y ejecutado en mercado.  

 

Una buena gestión requiere tener a primera hora de cada día valorada la IIC para tener la posición de cartera actualizada, real y que contemple los movimientos del día anterior. El Front así quiere que sea. Para que el Backoffice satisfaga dicho deseo de lógica aplastante, necesita, antes de valorar, las dos patas de una operación para cotejar interpretaciones y minimizar el riesgo operacional, valorar el fondo y ofrecer una posición real para que el gestor cuente con información de apoyo a la gestión veraz. El Backoffice así quiere que sea, …. porque el Front así quiere que sea. Es igualmente un deseo de lógica aplastante.  

 

 

Los Caminos que puede seguir esta pata, LA BOLETA, la comunicación Front to Back, o como cada uno queramos llamarla, hasta llegar a su destino son seguramente heterogéneos entre Gestoras, a distintas horas y de distintas maneras pero todos ellos deben basarse en un principio básico:  

Comunicación de Operaciones Front to Back en el día, y de la manera más automática y ordenada posible. 

 

  

….. para aquellos que hayan seguido mis blogs permitirme acabar utilizando el mismo símil que en veces anteriores…. No aplicar este principio básico es como hacerle un agujero al Tetrabrick… eso no ayuda a la frescura del producto…

 

Lo más leído