¿Comprar renta variable pasiva?


TRIBUNA de Iñigo Bilbao-Goyoaga, especialista en Fondos de Inversión e Inversión Colectiva.

La renta fija está muy difícil y se puede perder dinero o ganar muy poco. Los mercados emergentes no son para todos los inversores. Las experiencias con fondos alternativos líquidos y fondos multiactivos muchas veces han dejado mal sabor de boca y hay ya mucha gente escarmentada. Es por todo ello que los inversores más experimentados, nos vuelven a llevar por el camino que ellos conocen mejor que es el de la renta variable. Nos dicen que invirtiendo con perspectiva, es decir sin sobresaltarnos con la volatilidad y aguantando los vaivenes de los mercados, en el momento actual todo apunta a que es la inversión más acertada. Además como me decía un tesorero experto es el único activo líquido de verdad.

Para un inversor de medio largo plazo es probablemente el momento de tomar posiciones en índices clásicos que inviertan en mercados conocidos, índices que invierten en empresas importantes en los países desarrollados, países serios, democracias consolidadas ie USA, Europa desarrollada, eurozona desarrollada o Japón. Siempre hay buena gestión activa para elegir en esos mercados pero cada vez vemos como empíricamente nos van demostrando que a 10 años vista la gestión pasiva es como un panzer. Supera a la gestión activa en un 75/80% de las ocasiones.

Elegir el ETF en el que invertir es más complicado de lo que parece. Por ejemplo si quieres comprar un índice eurozona desarrollada o Europa desarrollada puedes elegir entre tres proveedores FTSE, MSCI o STOXX. A 10 años vistas los resultados de todos ellos son diferentes.

Centremos este artículo en renta variable europea desarrollada para que podamos entrar un poco de detalle. Primero el inversor debe elegir entre invertir en Europa desarrollada, donde nos encontraremos además de con la Eurozona desarrollada (12 países elegidos-por ejemplo Grecia no se incluye-) junto con inversiones en otros países como UK, Suiza o países Nórdicos (Dinamarca, Noruega y Suecia) con sus correspondientes divisas, o invertir directamente en la Eurozona desarrollada, sólo en euros. En el caso de Europa desarrollada tenemos tres índices para elegir, FTSE Developed Europe, MSCI Europe y STOXX Europe 600. En el caso de la eurozona desarrollada también tenemos tres opciones FTSE Developed Eurozone, MSCI EMU y Euro STOXX 50.

Los tres proveedores de índices con respecto a las zonas geográficas que invierten y las empresas en las que invierten, son bastante parecidos por lo que la decisión principal será elegir entre solo eurozona desarrollada o eurozona más otros países europeos desarrollados. El ETF de Eurozona desarrollada al no tener riego divisa de ningún tipo es una inversión más conservadora desde el punto de vista de un inversor español que piensa en euros.

Sin embargo los tres proveedores de ETF tienen unos costes de implementación diferentes, siendo MSCI más caro que los otros dos proveedores con lo que el resultado a 10 años vista se ve afectado. Por lo tanto podemos concluir que a la hora de elegir un proveedor de ETF además de elegir la zona geográfica en la que se quiera hacer la inversión, debemos siempre estudiar los costes de implementación de dicho índice ya que van a afectar el resultado final sobre todo cuanto más tiempo tengamos la inversión.

Profesionales

Noticias relacionadas

Lo más leído