Tags: Negocio | ETF |

Comprar fondos y ETF que puedas entender


Pensareis que es un artículo dirigido al retail pero esa no es la intención, es un artículo para todos los públicos desde redes de banqueros y agentes, a profesionales de los fondos de Inversión. Resulta que creemos que entendemos lo que compramos o incluso que los que venden entienden lo que ofrecen y en un porcentaje importante de ocasiones no es así. Y no me estoy refiriendo a la mala fe sino a la ignorancia, error o simplemente falta de rigor. En el mundo del retail pudimos vivir episodios como las colocaciones de acciones preferentes que los banqueros y asesores vendieron sin entenderlas ellos mismos, pero es que en la crisis del 2008 pudimos comprobar que casi todos los profesionales de los fondos tenían en sus carteras cosas que si llegan a saber lo que era no hubiesen comprado.

Es muy fácil decir, si no entiendes el producto no lo vendas o si no lo entiendes no lo compres pero la realidad nos dice que estas cosas pasan en todas las crisis. Uno de los principales problemas son los productos que en momentos de estrés del mercado tienen poca o ninguna liquidez. Pasa siempre que hay una crisis y por eso los reguladores inventaron los side pockets, es decir, compartimentos dentro del propio fondo en los cuales se avisa al regulador que contiene productos con poca o ninguna liquidez (Tóxicos). Tras la crisis de 2008 ha habido un movimiento hacia la gestión pasiva primero de renta variable pero que poco a poco se está extendiendo también a la renta fija. Se supone que en la mayor parte de los casos estamos hablando de índices de large caps o bonos cotizados grandes con lo que durante los últimos 10 años los líderes de la gestión pasiva han tratado de anticipar posibles futuros problemas de iliquidez en las carteras, similares a los vividos por los fondos de inversión tradicionales. Nos han guiado hacia lo que se conoce como plain vanilla ETF.

A pesar de que se ha tenido cuidado hasta ahora, anticipándose a una nueva crisis, hay algunos expertos preocupados con el momento en que también pudiéramos ver problemas de liquidez en los ETF. Actualmente la mayor parte de las casas especializadas en la gestión pasiva coinciden en indicar, que el volumen en este tipo de activo, es todavía reducido comparado con los volúmenes a los que puede llegar, sobre todo en Europa, siendo mayores actualmente los del otro lado del atlántico. El problema pudiera surgir si el ETF se acaba convirtiendo en un envoltorio estrella que guste mucho, superando o igualando al de fondos de inversión, y se empezasen a empaquetar productos subyacentes de todo tipo, cuya liquidez `pueda tener problemas en el futuro, como ya ha ocurrido en el pasado con algunos fondos de inversión. Pues bien el ETF puede encontrarse en el futuro la misma casuística de iliquidez a la que se enfrentaron los fondos la década pasada, especialmente si gusta el envoltorio y se siguen empaquetando subyacentes menos tradicionales [como son los ETF plain vanilla, es decir ETF que replican un índice conocido. Es evidente que los ETF de smart beta o factor investing deben verse desde otra perspectiva].

En la crisis de 2008 lo que hicieron las gestoras más grandes, las que se lo podían permitir, fue dar ellos mismos liquidez desde sus balances a ciertos productos, pero fue más bien la excepción que la regla. Hubo muchos inversores a los que les cerraron los fondos y no pudieron rescatar su dinero hasta pasado cierto tiempo. Y de nuevo es importante saber que este aspecto del cierre de productos por falta de liquidez está también regulado por el supervisor, por lo que los ríos de tinta que está ocupando la casuística que se pudiera plantear en los casos de los ETF es lógica. En cualquier caso, los más entendidos, nos indican que queda mucho camino por recorrer hasta que pudiera surgir este problema en los fondos cotizados grandes que disponemos actualmente que como digo replican índices conocidos. Lo cierto es que en la literatura actual de la industria hay algunos expertos debatiendo ya un potencial riesgo sistémico. El ETF debe llegar a ser más popular para que ese riesgo sea real. Será entonces, cuando los volúmenes sean más grandes y además se empaquete cualquier cosa, cuando sí que debiéramos prevenir futuras contrariedades. Actualmente os recomiendo ser cautos con los ETF smart beta. No todos son iguales.

Noticias relacionadas

Lo más leído