Tags: Renta Variable |

Comportamiento del mercado tras un desplome superior al 10%: análisis de experiencias pasadas


La semana pasada fue un periodo muy difícil en los mercados, especialmente en los de renta variable, que se tiñeron de rojo. El S&P 500 se dejó en cinco días un 11% de su valor, un golpe semanal no visto desde la crisis financiera. Una vez encajadas las pérdidas, la pregunta que se hacen los inversores es si habrá rebote. Evidentemente, tratar de predecir cuál será la respuesta del mercado en un periodo tan corto de tiempo es imposible, pero sí se puede echar un vistazo por el espejo retrovisor, para saber cuál fue el comportamiento bursátil del principal índice de renta variable americana tras experimentar una caída tan abultada como la que acaba de sufrir.

Fernando Luque, editor financiero en Morningstar, ha calculado las rentabilidades semanales (de las 20 peores semanas) y las de la semana posterior registradas por el S&P 500 a partir de 1950, eliminando los datos anteriores a este año al considerarlos poco representativos. La conclusión a la que llega es que, en general las cotizaciones se recuperan, pero hay siete semanas en las que la rentabilidad sigue siendo negativa la semana posterior. “Hay dos semanas en las que la rentabilidad empeora y dos en las que la rentabilidad positiva supera la rentabilidad negativa de la semana anterior (en verde). Por lo tanto, en general, ante una fortísima caída hay que esperar más de una semana para que los precios se recuperen”, argumenta el experto a través de su cuenta de Twitter.

Captura_de_pantalla_2020-03-01_a_las_22

"Mirando los datos semanales (que son los que más se adaptan al inversor en fondos), hay una buena noticia y una mala. La buena es que suele haber un rebote fuerte. La mala es que el mercado suele retestear los mínimos alcanzados durante la semana negra". A su juicio, la caída registrada por el mercado la semana pasada es difícilmente comparable con otras. "Pocas veces se producen con un volumen muy alto y después de una subida del mercado. Generalmente se producen después de una bajada y/o con un volumen alto o normal", explica.

Otra manera de analizar lo sucedido para tratar de gestionar expectativas es estudiar la frecuencia con la que se producen estos episodios. Esta labor la ha realizado Capital Group, gestora que ha escrutado la asiduidad con la que se producen caídas en el Dow Jones, segmentándolas por su magnitud. Así, por ejemplo, correcciones superiores al 10% suelen producirse, de media, una vez al año y durar 114 días (desde que el índice estaba en máximos hasta que tocó el mínimo).

Cuanto más abultados son los descensos registrados por el mercado estadounidense, más infrecuentes son estos episodios. Lo evidencia el hecho de que desplomes superiores al 20% suelen producirse cada cuatro años. Eso sí: el mercado también acostumbra a requerir de más tiempo para recuperarse. De media, 338 días, es decir, casi un año. “La buena noticia es que las correcciones (definidas como una bajada del 10% o más) y los mercados bajistas (retroceso del 20% o superior) no duran para siempre”, concluyen.

Captura_de_pantalla_2020-03-01_a_las_19

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído