¿Compensan las actuales valoraciones de los mercados en desarrollo?


Los mercados emergentes son una de las mayores oportunidades de inversión de nuestro tiempo. Los inversores se sienten atraídos con razón por las mejores perspectivas de crecimiento que ofrecen ahora que los mercados desarrollados se enfrentan a un periodo caracterizado por un crecimiento mucho más moderado. Fidelity se pregunta en su informe si, ahora que tantos compradores entran en masa en unos mercados que todavía pueden ser bastante ilíquidos, existe el riesgo de que las valoraciones dejen atrás a los fundamentales.

La respuesta es negativa, porque el hecho de que algunos mercados emergentes, como Asia o Latinoamérica, coticen con múltiplos no muy diferentes de Occidente puede explicarse por este mayor crecimiento potencial, apoyado en unos fundamentales de largo plazo como sus ventajas demográficas, la existencia de trabajadores cada vez más cualificados, la riqueza de recursos naturales, la cultura del consumo y la fuerte demanda interna.

“Muchos mercados emergentes han demostrado que sus economías eran mucho más resistentes y estaban financieramente más saneadas que las de Occidente ante la reciente crisis financiera y económica. Por ejemplo, los riesgos relacionados con la deuda pública, que en el pasado fueron una amenaza para la estabilidad de las economías emergentes, han resultado ser más propios del mundo desarrollado estos días. Este hecho bien podría sugerir que el riesgo económico percibido reside más ahora en el mundo desarrollado, que lucha por purgar sus excesos crediticios pasados”, apunta el informe.

De hecho, Fidelity recuerda la madurez del continente asiático entre unos países y regiones muy hetereogéneos. En el caso de Asia, vaticina que sus empresas registrarán un crecimiento de los beneficios más rápido que las de cualquier otra región. El caso latinoamericano es distinto, pues la alta valoración bursátil de sus bolsas se debe a anomalías de los mercados locales, en las que pesan con fuerza las grandes firmas energéticas, como las petroleras brasileñas. Pero más allá de estos “colosos industriales”, según Fidelity existen muchas empresas que cotizan con múltiplos mucho más bajos, como las de consumo.

Los mercados que siguen mostrando valoraciones más bajas, como Europa Oriental, Oriente Medio o África, lo hacen por diversas razones pero cabe esperar que las valoraciones converjan en el tiempo a medida que vaya madurando la tendencia de crecimiento estructural y los inversores se sientan más cómodos en estos mercados "frontera".

Fidelity recuerda que, a pesar del crecimiento experimentado en sus mercados bursátiles, muchos inversores aún siguen infraponderándolos debido al riesgo, lo que les “impide disfrutar de esta vibrante clase de activo”.