Cómo y para qué implementar nueva tecnología: el ejemplo de dos bancas privadas españolas


Dos informes publicados recientemente por las casas de análisis Celent y Ovum muestran que las entidades de banca privada globales incrementarán el gasto en tecnología a lo largo de los próximos años. Los estudios hacen hincapié en varios aspectos entre los que se encuentran las herramientas de control de riesgos y los canales digitales para gestionar las relaciones con los clientes, en un contexto en el que demandan una comunicación y una gestión de riesgos más activa, así como una atención más personalizada.

Las entidades españolas son conscientes de ello y se demuestra tomando el ejemplo de los avances tecnológicos implementados en dos bancas privadas, Banif y La Caixa Banca Privada. La primera reconoce que ha demandado inversión en tecnología en front, middle y back office, así como para la actividad comercial, la mejora de controles, el cumplimiento de requisitos de regulatorios y el ejercicio de la labor de asesoramiento. La segunda entidad destaca el uso de la tecnología para determinar la distribución de activos más adecuada a los objetivos de renta que persigue el cliente.

Entre las razones por las que se han implementado los cambios tecnológicos, ambas señalan su intención de mejorar el servicio al cliente y también facilitar el trabajo de sus gestores, aportando soluciones de valor añadido que permiten perfilar al cliente y gestionar de forma adecuada los riesgos. “Esto también es muy valorado en el momento en que un futuro cliente toma la decisión de establecer una relación con el banco”, dicen en Banif, el negocio de banca privada del Banco Santander.

Cliente y gestión de riesgos

Y es que una de las áreas donde se están centrando los esfuerzos tecnológicos de las entidades de banca privada es precisamente en perfilar al cliente y gestionar los riesgos. En Banif, han desarrollado herramientas comerciales de asesoramiento que permiten incrementar el control personalizado de los riesgos y hacer un seguimiento permanente de los mismos, así como de la liquidez y la diversificación de las carteras.

Banif Asesora es prueba de ello: permite a los banqueros sistematizar su labor –reduciendo el riesgo de banqueros con visiones de mercado distintas entre sí- y añade información de mercado al asesoramiento y sugerencias de distribución de activos generadas desde Banif en función de cada perfil, con un seguimiento constante, según explicaba Eduardo Suárez, consejero delegado de la entidad, a Funds People.

En La Caixa Banca Privada, la tecnología también ha sido básica para detectar las necesidades del cliente. “Entendemos que el papel de la tecnología se puede comparar con el papel de las pruebas de diagnóstico en medicina”, explican. La entidad ha desarrollado una metodología, denominada TIME, dotada de una plataforma tecnológica creada para ayudar al cliente a determinar la composición de su cartera. Esta herramienta, estructurada en entre cuatro y cinco bloques de información distinta de un cuestionario al uso, es una herramienta flexible, abierta y pensada con el objetivo de ayudar en el  proceso de reflexión conjunta cliente-gestor. Según explican en la entidad, la reflexión pivota sobre cuatro conceptos elementales: la tranquilidad en la jubilación, la disponibilidad de renta a lo largo del tiempo, el crecimiento patrimonial y la transferencia generacional.

Canales digitales y operativa móvil

Además de herramientas de gestión del riesgo, las entidades también hacen hincapié en los canales digitales y la operativa móvil, que simplifica los procesos administrativos. Así, mediante la firma electrónica, Banif permite firmar la documentación de sus operaciones, lo que añade eficiencia a la actividad comercial del banco. “Los clientes ya disponen de la opción de firmar electrónicamente a través de Internet las órdenes originadas en el proceso de asesoramiento. Además, con el objetivo de mejorar el servicio prestado a los clientes, se ha dotado a la red comercial de herramientas tecnológicas de movilidad”, explican en la entidad. 

En este sentido, en 2010 implementaron Banif Online, una nueva Banca por Internet  y dotaron de movilidad a los banqueros mediante herramientas que permiten acceder a todos los sistemas del banco desde el domicilio del cliente. “Actualmente, estamos trabajando en incrementar las funcionalidades de Internet, y en una solución estratégica de banca móvil”, añaden.

Según las entidades, para los clientes de banca privada, el canal internet cada día tiene mas importancia y su utilización aumenta continuamente. “El acceso al banco a través de los nuevos dispositivos móviles también es una tendencia creciente a la que los bancos privados debemos dar respuesta. Ninguno de ellos tiene que sustituir la relación directa cliente-banquero, pero complementan muy bien la relación del cliente con el banco en el acceso a la información,  y permiten hacer transacciones para las que el cliente no necesita contar con su banquero”, dicen en Banif.

En cuanto a los canales de comunicación, han potenciado el uso por parte de los clientes de la documentación electrónica disponible en la plataforma de Internet del banco, desarrollando mecanismos que permiten al cliente,  si lo desea, dejar de recibir la comunicación escrita por correo postal.

De cara al futuro, las entidades están de acuerdo en que seguirán avanzando en las soluciones de movilidad para los banqueros, potenciar el canal Internet y la banca móvil para los nuevos dispositivos tipo smartphones, además de mejorar las herramientas de asesoramiento y control personalizado de riesgos de inversiones. En algunos casos, como el de Banif, todos estos desarrollos se realizan de forma interna, pero otras entidades externalizan la labor a proveedores de tecnología que están encontrando oportunidades en el sector.

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído