¿Cómo puede afectar la nueva victoria de Erdogan a la economía turca?


En este mes de agosto se ha escenificado un hito histórico para Turquía, al celebrarse las primeras elecciones presidenciales por voto popular directo en el país. Recep Tayyip Erdogan ha sido elegido nuevo presidente de la República por un 51,8% de los votos – los sondeos apuntan a una participación del 74,4%-, revalidando así el poder que ostenta en el país desde que su partido, el AKP, ganase las primeras elecciones en 2002, y que tanto ha sido criticado en el último año. El duodécimo presidente de la República de Turquía tomará posesión el próximo 28 de agosto. Darcie Sunnerberg, analista sénior de Loomis Sayles and Co, gestora asociada de Natixis Global Asset Management, analiza el impacto de estos comicios sobre el rumbo de la economía otomana.

Sunnenberg comienza su análisis poniendo el foco sobre “quién reemplazará a Erdogan como primer ministro al asumir su nuevo rol como presidente, y qué cambios se producirán en el gabinete”. El analista menciona entre la lista de candidatos al presidente saliente Abdalá Gul, al viceprimer ministro Alí Babacan y al gobernador del Banco Central de Turquía, Erdem Basic, al tiempo que pone sobre la mesa qué influencia ejercerá el nuevo Ejecutivo sobre la autoridad monetaria.

“La elección marcó el primero de muchos cambios en el sistema politico planeados en Turquía”, opina Sunnenberg. Señala que, como primer presidente elegido directamente por el pueblo, “Erdogan usará esta oportunidad para seguir adelante y reorientar Turquía hacia un sistema presidencial, si es posible”. El experto considera una primera muestra de estas intenciones el discurso que pronunció el político turco después de conocer su victoria electoral, en el que aseguró que el nuevo papel de presidente de la República dejará de ser testimonial para volverse más activo.

“Erdogan está exigiendo una nueva Turquía. Tanto si tiene éxito para cambiar la constitución o si gobierna a través de un sistema presidencial de facto, la conclusión es que consolidará su poder sobre Turquía”, continúan desde Loomis Sayles. Desde la gestora aseguran que “ya se ha visto su control sobre los medios de comunicación, su respuesta a las protestas y los cargos de corrupción, y cómo ejerció presión el gobierno sobre el Banco Central de Turquía para revertir los recortes de tipos de emergencia implementados el pasado enero, seguidos por los recortes en los tipos que siguieron en los meses antes de las elecciones, a pesar de que la inflación está por encima de su objetivo”.

¿Cuáles serán los primeros pasos de Erdogan en su nuevo mandato? Darcie Sunnenberg cree que, en el corto plazo, mostrará signos de continuidad, “que se verá reforzada a menos que se produzca alguna crisis (geopolítica, reestructuración del gabinete, escenario risk off)”. “Sin embargo, del medio al largo plazo, permanecen los interrogantes”, continúa el experto, “como en cualquier campo político, una concentración del poder acompañada de una reducción de los controles conlleva riesgos negativos”.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído