Cómo MSCI aumentará el peso de las acciones de clase A de China en sus índices y qué efectos puede tener


MSCI aumentará el peso de las acciones de China A en los índices MSCI. Se trata de una decisión trascendental, puesto que supone dar entrada a un mercado compuesto por unas 3.500 compañías y una capitalización de alrededor de 8,5 billones de dólares. El proveedor de índices incorporará las acciones chinas en varias fases. Tal y como explica Nick Yeo, responsable de renta variable china de Aberdeen Standard Investments, en primer lugar, aumentará el factor de inclusión del índice de todas las acciones de gran capitalización A de China en los índices MSCI del 5% al 10% y añadirá acciones de gran capitalización ChiNext con un factor de inclusión del 10% que coincidirá con la revisión semestral del índice de mayo de 2019.

El segundo paso que dará MSCI será incrementar el factor de inclusión de todas las acciones de gran capitalización de China A en los índices MSCI del 10% al 15%, coincidiendo con la revisión trimestral del índice de agosto de 2019. El tercero y último será aumentar el factor de inclusión de todas las acciones de gran capitalización de China A en los índices MSCI del 15% al 20% añadiendo acciones de capitalización media de China A, incluidas las acciones elegibles de ChiNext, con un factor de inclusión del 20% en los índices MSCI que coincidirá con la revisión semestral del índice de noviembre de 2019. La cuestión es… ¿cuáles serán las consecuencias en las bolsas de esta decisión?

“Muchos inversores globales verán el mercado de valores de China como un caso perdido, independientemente de lo que haga MSCI. Tras haber caído más del 30% el año pasado, se ha recuperado con fuerza desde principios de 2019. Estamos ante un mercado ineficiente en el que el 80% del volumen procede de los inversores minoristas locales, es decir, un segmento que está más influido por los últimos titulares que por las perspectivas de beneficios de las compañías que forman parte del mercado de acciones clase A”, señala el experto.

Según Yeo, con el tiempo, el aumento de la ponderación en el índice MSCI tendrá un impacto. “Se ha estimado que las acciones clase A podrían representar hasta el 20% de este índice tan seguido en un plazo de cinco años. Eso atraería capital de fondos institucionales extranjeros que lo seguirían en sus estrategias de gestión pasiva. Se trata de dinero a largo plazo, que es más estable que los flujos que se mueven impulsados por el sentimiento que vemos hoy en día. Esta institucionalización del dinero expondrá a las empresas locales a estándares globales de responsabilidad y mejores prácticas, algo que elevará los estándares de gobernanza y hará que el mercado sea más invertible”.

A medida que crece la representación de China en los índices de referencia mundiales, tener poca o ninguna exposición al mercado se convertirá cada vez más en una decisión activa. Es posible que los inversores globales ya estén invirtiendo en China a través del mercado más accesible, el de acciones clase H, caracterizado por el índice MSCI China Index. Normalmente, estas acciones cotizan en la bolsa de Hong Kong. Sin embargo, sólo hay 256 acciones clase H, frente a las 3.500 acciones clase A. El mercado onshore de China tiene más del doble de la capacidad de mercado y 3-4 veces el volumen de negocio diario de Hong Kong. El mercado de acciones clase A también está más diversificado por sectores, mucho menos centrado en la tecnología, ya que los pesos pesados Tencent y Alibaba cotizan en el extranjero. Pero el sesgo interno del mercado ofrece acceso a empresas que no están disponibles en otros lugares.

“El mercado de acciones clase A tiene una correlación mucho más baja con los mercados globales que el MSCI China. Tiene diferentes catalizadores y, por lo tanto, tiende a resultar menos afectado por eventos externos. Como tal, la exposición a las acciones clase A puede aportar valiosos beneficios de diversificación a una cartera global. Así que el movimiento de MSCI podría no suponer una revolución de la noche a la mañana, de la que algunos intentarán aprovecharse inevitablemente. Pero puede servir como un recordatorio útil de cómo se están desarrollando los mercados de capital chinos y tal vez induzca a los inversores a pensárselo dos veces antes de concluir que el mercado de acciones clase A del país generan más problemas de los que merecen la pena”, concluye el responsable de renta variable china de Aberdeen Standard Investments.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído