Cómo mejorar una cartera con una estrategia multiactivos de retorno total


TRIBUNA de Serge Pizem, responsable global de inversiones multiactivos en AXA Investment Managers. Comentario patrocinado por AXA IM.

A la hora de construir carteras, los gestores de carteras y de fondos de fondos han optado tradicionalmente por combinar diferentes clases de activo y confiar en que la cartera resultante contase con una diversificación adecuada. Sin embargo, ese enfoque ya no basta en un momento como el actual, en el que las distintas clases de activo muestran una mayor correlación.

Los acontecimientos vividos este año han puesto de manifiesto que el taper tantrum de 2013, cuando tanto los bonos como las acciones sufrieron fuertes pérdidas, no fue algo excepcional. El ejemplo más obvio sería el repunte de la volatilidad registrado en febrero, que provocó correcciones en múltiples clases de activo. Más recientemente, cuando los robustos datos económicos de EE. UU. publicados a principios de octubre impulsaron al alza las tires de los bonos ante la expectativa de que la Reserva Federal pudiese acelerar el ritmo de subidas de sus tipos de interés, los mercados de acciones también registraron caídas.

Las ventajas de la flexibilidad

Los inversores institucionales y los gestores discrecionales de carteras normalmente definen su perfil de riesgo o su asignación estratégica a largo plazo y luego seleccionan las mejores estrategias, o los mejores gestores, para cada uno de los componentes con los que construyen sus asignaciones a las distintas clases de activo. Lo que ha quedado claro en los últimos doce meses es que una asignación de activos estática de ese tipo supone un riesgo para las carteras porque, en un mercado volátil, todo puede acabar correlacionando. Así que, aunque en teoría un inversor cuente con una cartera muy diversificada por clase de activo, este año ha demostrado que todo tiende a correlacionar cuando los bancos centrales normalizan sus políticas monetarias. Por eso estamos viendo un mayor interés por las estrategias de retorno total, que pueden aportar más diversificación que las asignaciones estáticas o menos flexibles.

En este sentido, una estrategia multiactivos de retorno total puede mejorar la diversificación de una cartera principalmente de tres formas. En primer lugar, una estrategia de este tipo sigue una política de asignación flexible que le permite sobreponderar o infraponderar diferentes activos según las condiciones que imperen en el mercado. Además, las asignaciones suelen repartirse entre un universo de activos muy amplio, sin limitarse a bonos y acciones.

En segundo lugar, el gestor de un fondo multiactivos de retorno total puede aplicar estrategias overlay que, normalmente, suelen mostrar muy poca correlación con los movimientos generales del mercado. El yen japonés, por ejemplo, suele funcionar como una cobertura fiable frente a la volatilidad que puedan experimentar otros mercados de renta variable y representa una forma adicional de proteger la cartera que no solo aporta diversificación sino que, además, genera alfa.

En tercer lugar, los fondos multiactivos de retorno total pueden cubrir sus carteras frente a riesgos y acontecimientos concretos. Es importante implementar este tipo de protección antes de que se produzca el acontecimiento o se materialice el riesgo, porque sabemos que las coberturas en renta variable y las opciones fuera del dinero (OTM) pueden salir muy caras, pero también existen otras formas de proteger la cartera, como recurrir a los mercados de divisas o a la diversificación geográfica. Obviamente, los gestores que se centran en una única clase de activo aseguran que ellos también pueden anticiparse y estructurar sus posiciones de forma más defensiva cuando aumenta el riesgo de mercado. Sin embargo, hemos observado que los gestores discrecionales de fondos cada vez recurren más a las estrategias multiactivos de retorno total porque aprecian que un mandato más flexible le aporta más a sus carteras que las apuestas direccionales que puedan hacer por sí mismos.

Del dicho al hecho

En este sentido, lo que diferencia a AXA Investment Managers es nuestro proceso de toma de decisiones de alta convicción, que se apoya en robustos datos cuantitativos y en un análisis en profundidad. Como gestores de carteras, podemos usar los datos para construir carteras que reflejen nuestras opiniones activas y combinen tres aspectos: sobreponderar e infraponderar diferentes activos, aplicar estrategias overlay no correlacionadas y usar coberturas para mitigar riesgos. Por el contrario, un selector de fondos de fondos solo puede sobreponderar o infraponderar las distintas clases de activo.

Nuestro concepto de inversión es muy sólido y cualquiera de las apuestas activas de la cartera tiene una clara explicación macroeconómica: por qué es una buena idea, por qué le hemos dado prioridad frente a otras, cómo decidimos implementarla y cuál es el mejor instrumento para incluir esa estrategia en la cartera.

La gestión del riesgo mejora el rendimiento

Por último, la gestión del riesgo es un componente esencial de todo lo que hace el equipo de multiactivos, como demuestra el perfil de rendimiento de los fondos. Aplicamos nuestro proceso de inversión basado en decisiones de alta convicción en toda la gama de productos multiactivos orientados a resultados, lo que nos permite ofrecer diferentes soluciones, independientemente de que los clientes busquen crecimiento, rentas, preservación de capital o protección frente a la inflación.

Por ejemplo, el AXA World Funds Global Optimal Income –una de las estrategias estrella del equipo que cuenta además con la calificación Consistentes de Funds People– se mantiene en el primer decil de su categoría Morningstar desde su lanzamiento en 2013.

Pero lo más interesante de ese track record es cómo gestionamos el riesgo de la cartera. En mercados alcistas, la estrategia se sitúa en el primer cuartil. Pero, en mercados bajistas, lo hace todavía mejor y se sitúa en el primer decil. La combinación de esos dos escenarios es lo que nos ha llevado a mantenernos en el primer decil desde el lanzamiento del producto. Por eso podemos afirmar que la estrategia se comporta muy bien en momentos de caídas. El presente documento se dirige y está destinado exclusivamente a clientes profesionales de conformidad con las normas MiFID (Directiva sobre Mercados de Instrumentos Financieros).

La información reseñada en el mismo tiene exclusivamente una finalidad informativa y, en ningún caso, está dirigida a clientes minoristas y/o inversores finales. Dicha información está destinada a clientes profesionales y contrapartes elegibles tal y como son definidos en los artículos 205 y 207 del  Texto Refundido de la Ley del Mercado de Valores, presumiéndose, por tanto, la experiencia, conocimientos y cualificación necesarios para tomar sus propias decisiones de inversión y valorar correctamente sus riesgos y el de sus clientes. Igualmente, dicha información no supone asesoramiento en materia de inversión ni una promoción financiera ni invitación o recomendación de adquisición o inversión, ni constituye, por sí misma, una base para la toma de decisiones inversoras ni supone una garantía de rentabilidad futura de inversiones financieras. El mercado financiero es fluctuante y está sujeto a variaciones y los tipos de cambio pueden sufrir oscilaciones que incidan directamente en la rentabilidad de las inversiones, tanto al alza como a la baja. No debe tomarse como referencia la rentabilidad pasada de los productos pues no implica que se comporte de igual forma en el futuro. El receptor de esta información debe tener presente que la evolución de las variables económicas y los valores de los mercados financieros pueden cambiar significativamente y ser diferentes a los análisis e indicaciones que figuran en este documento. Se recomienda tener un conocimiento más detallado mediante el Documento de Datos Fundamentales para el Inversor (DFI) que está disponible para todos los inversores y deberá leerse antes de la suscripción y de la decisión de invertir.

AXA Investment Managers no asume responsabilidad alguna por cualquier acto u omisión derivada del mal o incorrecto uso de la información facilitada, declinando toda responsabilidad por el uso incorrecto o inadecuado del documento. Para una mayor información y especialmente para el conocimiento de la disponibilidad del producto se recomienda visitar la página web  www.axa-im.es.

AXA WF GLOBAL OPTIMAL INCOME es un compartimento de AXA WORLD FUNDS, SICAV de derecho luxemburgués adaptada a la Directiva 2009/65/CE (UCITS IV) domiciliada en 49 Avenue J.F. Kennedy L-1855 (Luxemburgo), registrada en la CSSF y en el Registro Mercantil de Luxemburgo bajo el número B-63.116 e inscrita en la CNMV con el número 239.

AXA INVESTMENT MANAGERS GS LIMITED SUCURSAL EN ESPAÑA, tiene su domicilio social en Madrid, Paseo de la Castellana núm. 93, 6ª planta, se encuentra inscrita en el Registro Mercantil de Madrid, hoja M-301801, y se encuentra registrada en la CNMV bajo el número 19 como ESI del Espacio Económico Europeo con Sucursal.

Lo más leído