Tags: Renta Fija | Europa | EE.UU |

Cómo mantener las carteras de bonos pese a la caída del crecimiento global


TRIBUNA de Nick Maroutsos, gestor de Janus Henderson Investors. Comentario patrocinado por Janus Henderson Investors.

Nick Maroutsos, gestor de Janus Henderson Investors, explica por qué el hecho de que se esté enfriando el crecimiento económico global puede obligar a los bancos centrales a incumplir los términos de la normalización de políticas previstas y por qué un ciclo económico menos sincronizado podría crear nuevas oportunidades.

Creemos que los bancos centrales no van a arriesgarse a cometer errores con sus políticas subiendo los intereses demasiado rápido. La mayoría de los bancos centrales se están mostrando reactivos (y no proactivos) ante la evolución económica.

¿Cómo evaluaría el rumbo hacia la normalización en sus políticas de los bancos centrales de todo el mundo?

A nuestro juicio, la mayoría de los bancos centrales se están mostrando reactivos (y no proactivos) ante la evolución económica de sus respectivos países, optando por no normalizar sus políticas bajo su propio beneficio. Este paciente planteamiento está justificado porque la economía global se encuentra más frágil de lo que parece. Son varios los indicadores que señalan a una ralentización en el crecimiento económico global y las preocupaciones sobre la inflación nos parecen exageradas. Además, la Reserva Federal estadounidense (Fed) a menudo promete más de lo que puede cumplir y se queda corta con sus objetivos. Esperamos que esto sea lo que ocurra en esa ocasión también. En el caso de que se produjera una aceleración en el crecimiento o la inflación, los bancos centrales siempre podrán contrarrestar esta situación incrementando el ritmo de sus subidas de tipos.

¿Qué divergencias podríamos encontrar entre lo que opinan los mercados y los bancos centrales con respecto de la economía?

Cuando los mercados están al alza, los inversores suelen subirse al carro y esperar que se produzcan subidas de tipos de interés, motivo por el cual optan por los activos de riesgo. Por nuestra parte, no obstante, creemos que la Fed no cumplirá su objetivo de inflación ni este año ni el que viene. Además, todavía quedan por ver los beneficios que traerá la reforma fiscal estadounidense, y tampoco podemos descontar la amenaza que supone el paso atrás dado con respecto al sistema comercial mundial que ha impulsado la economía durante las últimas décadas. Con vistas a su nuevo rumbo, la Fed ha hecho bien en centrarse en el empleo y la inflación. No obstante, sus directivos se han mostrado más cautos recientemente con respecto de las presiones inflacionarias. A nuestro juicio los bancos centrales no van a arriesgarse a cometer errores con sus políticas subiendo los intereses demasiado rápido. Nuestra previsión es que los tipos estadounidenses se mantengan en rango, y cualquier subida que se produzca ocurrirá a un ritmo metódico. Para mantener controlado el extremo superior de este rango seguramente podamos contar con los compradores no estadounidenses, siempre a la caza de rentabilidad, dado el atractivo relativo que presentan los bonos del Tesoro estadounidenses en comparación con otros bonos soberanos.

¿Cómo pueden los inversores en bonos lograr la rentabilidad deseada en un entorno menos favorable?

Nos parece importante buscar oportunidades atractivas (en términos de geografía y duración) dejando a un lado los índices de referencia. El entorno actual de inversión nos parece favorable para quienes se centran en la rentabilidad absoluta porque observamos que muchos países están operando en ciclos económicos diferentes. Aunque creemos que la Fed no avanzará tan rápidamente como se preveía en lo que respecta a las subidas de tipos de interés, Australia se encuentra claramente en modo de pausa y puede incluso realizar algún recorte. Con este panorama, la flexibilidad de añadir duración en Australia a la vez que se emplea un enfoque más prudente en Estados Unidos es una táctica que podrían plantearse los inversores que no se encuentran sujetos a las restricciones de algún índice de referencia para rebajar el riesgo de la cartera. También puede resultar prudente ante la presente situación alejarse de los índices globales limitando la exposición a los bonos corporativos europeos. En nuestra opinión, las rentabilidades obtenidas en Europa sencillamente no compensan a los inversores por el riesgo económico y político en que incurren si mantienen una asignación en el viejo continente. Y en lo que respecta al crédito, las estrategias con bonos que han intentado obtener rentabilidad por la estructura de capital desmienten la naturaleza normalmente defensiva de la renta fija y seguramente no proporcionen demasiada protección en un entorno de aversión por el riesgo.

Este documento recoge las opiniones expresadas por el autor en el momento de su publicación y podrían ser diferentes de las de otras personas/equipos de Janus Henderson Investors. Los sectores, los índices, los fondos y los valores que se mencionan en este artículo no constituyen ni forman parte de ninguna oferta o invitación para comprarlos o venderlos.

Las rentabilidades pasadas no son garantía de rentabilidades futuras. El valor de las inversiones y las rentas derivadas de las mismas pueden disminuir o aumentar y es posible que los inversores no recuperen la cantidad invertida en un principio.

La información presentada aquí no representa un asesoramiento de inversión o una recomendación.

Con fines promocionales.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas