Cómo jugar la fortaleza del franco suizo


El franco suizo se ha revalorizado en lo que va de año un 9% frente al euro debido fundamentalmente a la baja confianza en la eurozona y al temor a una recesión de EEUU. Según publica Expansión, la divisa helvética está actuando como activo refugio y, por tanto, es posible, según los expertos, que la tendencia al alza continúe, al menos mientras las incertidumbres no se despejen, o se mantenga estable.

 

Los fondos de inversión han sido un buen vehículo para aprovechar esta revalorización de la divisa suiza. Los inversores que continúen apostando por esta moneda pueden seguir utilizando fondos. La forma clásica de hacerlo es a través de monetarios.

 

Esta sería la mejor opción, según explica Guillermo Santos, responsable de Estrategia de iCapital, si se busca limitar el riesgo puesto que invertir en una cartera denominada en otra divisa supone ya de por si un riesgo elevado: “La rentabilidad que se obtendrá es equivalente a la eventual revalorización del franco suizo contra el euro, siendo el efecto de la cartera prácticamente neutro, ya que al ser activos monetarios con bajos tipos de interés su valoración apenas influye”.

 

Un fondo de estas características sería el UBS Money Market Fund-CHF. Otra posibilidad que cita Victoria Torre, responsable de Análisis y Producto de Self Bank, para invertir apostando exclusivamente por la divisa es Pictet CHF Liquidity.

 

Los productos monetarios no son el único camino. Hay más opciones. Por ejemplo, tomar posiciones en fondos de renta variable, como BGF Swiss Small & Mid Cap Opportunities.

 

No obstante, Guillermo Santos advierte que en los fondos con un peso de bolsa o en los ETF ligados al Swiss Market Index (SMI) el comportamiento de la divisa puede verse truncado total o parcialmente por una mala evolución de la renta variable, por lo que no aconseja esta vía si lo que se busca es refugio.

 

Dentro del universo de los ETF hay otras posibilidades, como los productos que replican el cruce de una moneda contra otra. Daniel Aymerich, analista de Fondos de Inversis Banco, explica que la opción más clara es invertir a través de ETF de divisas, si no se necesita la ventaja del traspaso fiscal.

 

En su opinión, la mejor elección sería optar por un fondo cotizado a un vehículo monetario. A su juicio, “el resto de opciones llevan implícito un riesgo de mercado que desvirtuaría el carácter de refugio de la inversión y diluiría el efecto descorrelacionador que pueda tener el franco suizo”. Una posibilidad sería ETFS Long CHF Short EUR.

 

Dentro de los productos de renta fija, Victoria Torre optaría por un fondo a corto plazo, como el Credit Suisse CHF B. Mientras, el responsable de Estrategia de iCapital seleccionaría uno de bonos corporativos en francos que permite obtener un plus de rentabilidad gracias a que cuenta con activos de vida media más larga y mayor tipo de interés, como el JB Swiss Franc-CHF. Pese a que el franco suizo es un activo refugio, hay que tener cuidado.

 

Riesgos
Los riesgos que se asumen son muchos. Según Yves Longchamp, economista de Pictet, “la cotización actual del franco suizo indica niveles de sobrevaloración y la corrección puede ser rápida y masiva. No es, por tanto, una inversión libre de riesgo”.

 

Este experto explica que la divisa helvética y el euro se habían movido antes de la crisis de la eurozona (entre 1985 y 2009) casi en paralelo respecto al dólar; pero esta estrecha correlación se ha debilitado considerablemente en los últimos meses, hasta niveles no vistos desde la década de los 80.

 

En este sentido, Longchamp comparte la preocupación del Banco Central de Suiza, que recientemente anunció que podría vincular la moneda temporalmente al euro para frenar su apreciación.

 

¿Y qué pasaría si el Banco Central de Suiza toma medidas para debilitar la moneda? El efecto sería negativo para los ahorradores con posiciones en estas carteras. Según Victoria Torre, “este efecto no hay que descartarlo, más teniendo en cuenta la evolución del franco suizo en los últimos meses”.

 

Esta experta alerta a los inversores con perfil de riesgo moderado que “invertir en divisas conlleva una volatilidad. Si bien puede ser un complemento para la cartera, en ningún caso recomendaríamos centrar en este tipo de activos su inversión”.

Profesionales

Lo más leído