Tags: ETF | ISR |

¿Cómo integran las gestoras la ISR y ASG?


El camino hacia la integración de los criterios ASG en la inversión y la ISR es largo, pero ya hay mucho recorrido hecho. Responsables de las principales gestoras explican lo que han hecho en sus casas y lo que queda en el marco de un desayuno organizado por FundsPeople y patrocinado por Amundi ETF en el que se debatió sobre la creciente importancia del mundo ASG en el universo de la gestión pasiva.

“Nosotros creemos firmemente en todo lo que sea sostenibilidad, nos parece que es algo que hay que incluir en la toma de decisiones de inversión porque si no realmente no cuentas con toda la información necesaria para tomar esas decisiones”. Afirma Alberto Estévez, gestor y responsable de Construcción de Carteras y RM de Global Multi Asset Solutions en Santander AM, quien constata que “está ganando preponderancia por el lado de las inversiones, de la demanda, de los datos (cuya calidad cada vez es mejor) y, al final, también en la cobertura por clase de activo”.

Cuenta que el plan de integración de los criterios ASG incorpora todos los pilares de la sostenibilidad: integración en todos los productos de inversión, el pilar del voto y el de engagement, aparte de las exclusiones. Tienen un equipo dedicado plenamente a ello de ocho personas: “Consideramos que se necesitan muchos recursos para hacer las cosas bien y en profundidad y realmente distinguir”. Esto último es clave porque “hay muchas definiciones de sostenibilidad, muchos criterios. Es necesario tener una integración en conjunto”. Además, cuentan con una metodología propia de rating interno de todos los activos para que los gestores puedan disponer de información de los rating de sostenibilidad tanto de acciones, como de bonos y fondos. “Nos parece que si integras la sostenibilidad con criterios que sean materiales, que es con lo que elaboramos nuestra metodología propia, la rentabilidad-riesgo de las carteras mejora”. Los datos muestran, según explica, que esta integración ha tenido efectos positivos, sobre todo en lo referente a la reducción del riesgo, y tanto en renta variable como en crédito: “Compañías con un buen governance, con una buena gestión de los riesgos del futuro, como pueden ser los temas sociales, climáticos o medioambientales, tienen mejores atributos para lograr una buena evolución, aparte de los flujos que puedan llegar”.

Tampoco es nada nuevo la inversión responsable en Bankia, llevan haciéndolo años, según comenta Miguel Antonio Benítez, selector de fondos en Bankia AM. “Por ejemplo, en los planes de empleo, si no se cumplen las normas del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, existe evidencia de la implicación de la empresa en armas controvertidas o hay controversias ASG, no se puede invertir en determinadas compañías”. Explica que el grupo tiene un plan de gestión responsable cuyo pilar estratégico son los ODS. “Dentro de este plan se ha requerido tener una oferta sostenible para que inversores y ahorradores tengan productos y servicios que generen un impacto ambiental positivo, a la vez que social”.

“En estos momentos en el equipo nos dedicamos en exclusiva dos personas a estos temas, y la intención es ampliarlo”. Ellos se encargan de preguntar a las gestoras, hacer análisis, intentar conseguir la máxima integración, no solo con exclusiones. Cuenta que tienen un equipo de riesgos que se encarga del control de los límites mínimos tanto en equity como en renta fija, incluyendo bonos verdes, y están ampliando el control sobre los fondos de fondos: “En el equipo de fondos de fondos y retorno absoluto hace tiempo que estamos integrando el análisis de la parte ambiental y ahora estamos poniendo el foco en ampliar el análisis para lo que contamos con herramientas de empresas externas”. Coincide en que apostar por la inversión responsable y ASG aporta valor: “En mi equipo, la gestora y el banco vamos a darle mucho empuje a este tipo de inversión”.

En el caso de BBVA AM, Alberto Gómez-Reino, responsable de Inversión Sostenible y Asset Allocation Institucional, explica que el departamento de Inversión Sostenible se creó en 2019 para dar respuesta de una manera estructurada a las necesidades dentro de la gestora en cuanto a sostenibilidad: “Su objetivo es que no haya caminos paralelos, sino que todos los desarrollos que se hagan a partir de ahora se apliquen a todos los productos y soluciones de inversión de la gestora”. No obstante, el tema tampoco era ni mucho menos nuevo dentro del grupo. El primer producto solidario se creó hace más de 20 años (BBVA Solidaridad), y posteriormente se lanzó un fondo de renta variable global denominado BBVA Bolsa Desarrollo Sostenible.  

El plan de la gestora en el mundo de la inversión sostenible pivota sobre cuatro pilares que se aplican a todas las carteras. Uno de ellos es la integración: “Estamos desarrollando un rating que nos permita clasificar todos los activos, y que se utilizará en todos los equipos de gestión en los diferentes productos, y tanto para inversiones en directo como para fondos de terceros”. Otro pilar es el del voto, “llevamos más de 10 años votando en Juntas de Accionista; hasta ahora lo hacíamos en Juntas españolas y europeas y a partir de este año votamos ya en Juntas norteamericanas y para vehículos de otras geografías”. En el ámbito del engagement están trabajando en analizar cuál es la manera de que sea más efectivo, “es uno de los grandes retos de la ASG, sobre todo con el tamaño que tienen las gestoras españolas y su estructura de activos”. Por último, existe una política de exclusiones en el grupo BBVA “que determina en qué compañías y sectores no podemos invertir”. Todo ello se engloba en el plan del grupo del Compromiso 2025 de BBVA, que marca la estrategia de cambio climático y desarrollo sostenible del grupo.  

Algo diferente es la actuación de Fonditel en este ámbito debido, fundamentalmente, a que cuentan con una red de distribución y una oferta de productos menores, según explica el CIO de la entidad, Fernando Aguado, que añade que tienen un perfil de cliente muy definido: el 90% del negocio es institucional, fondos de pensiones de empleo, “y para ellos no es nada nuevo el tema de la ISR. Llevamos cerca de 20 años dando pasos, innovando, mejorando los procedimientos junto con las comisiones de control, que son una importante palanca de cambio en todo este proceso”.

¿Y Cómo trabajan en este ámbito? “Todos nuestros departamentos han asumido su responsabilidad en materia de ISR. Ha sido un proceso escalonado y recurrente en el que hemos trabajado en los últimos años, lo que significa que para nosotros es una forma normal de trabajar, no tenemos un departamento separado, sino que todo el mundo ha asumido su responsabilidad en materia de ISR: inversiones, legal, riesgos, sistemas... Nuestra nueva normalidad desde hace tiempo es esta integración”. Añade que no se trata de un proceso acabado sino continuo, “en el que necesitamos adaptarnos a los requerimientos legales, seguir mejorando la eficiencia de las carteras con sentido económico y probablemente ir incorporando cada vez más, no solo medidas, sino también objetivos, que es probablemente el siguiente paso que nos vamos a plantear si entendemos que merece la pena tener objetivos cuantificables en términos de rating, reducción de la huella de carbono... No vamos a ponernos objetivos que pensemos que pueden comprometer el sentido económico”.

En Amundi, la inversión responsable ha sido uno de los pilares fundamentales desde la fundación de la gestora, explica Juan San Pío, director comercial de Amundi ETF, Indexing & Smart Beta para Iberia y Latinoamérica: en 2006 firmaron los PRI de Naciones Unidas, el proceso de ISR fue certificado por AFNOR (organización supervisada por el Minsterio de Industria francés) en 2013, publican informes de engagement desde 2014, mantienen una alianza con el Banco Mundial para la creación de fondos que aborden específicamente el cambio climático, entre otras iniciativas. Las cifras también dan fe del peso de estas inversiones. Amundi gestiona más de 320.000 millones de euros en inversiones socialmente responsables, pero temas como el de la exclusión o la participación a través del voto se están aplicando prácticamente en el 100% de las compañías en las que invierte.

Y se siguen dando pasos: “El plan para 2021 es muy agresivo: la política de ASG se aplicará en el 100% de la gestión de todos sus fondos. Es decir, afectará a más de 1,6 billones de activos bajo gestión”. La aplicación de los criterios ASG está más o menos clara y definida en la gestión activa, pero ¿cómo se aplica en la parte de pasivo? “En Amundi, todas nuestras estrategias indexadas  se benefician de nuestros programas de active ownership, incluso aquellas que replican índices estándar", explica Juan San Pío, que reconoce “el gran impacto que pueden tener los inversores que invierten en una estrategia indexada del segmento de fondos ASG”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas