Cómo generar alfa sin hacer predicciones de los mercados


Un fondo de retorno absoluto que permite a los inversores dormir tranquilos, pues antepone la estabilidad en los rendimientos a una captación más arriesgada de los retornos oportunistas. Así es el fondo Heracles Long/Short MI, que cuelga de la sicav luxemburguesa Nordea-1 (con una cuarentena de fondos distribuidos en 18 países) y es gestionado desde el área de asset management del banco alemán Metzler por Nader Purschaker, acorde con la estrategia multiboutique de Nordea. “Los clientes no quieren retornos excesivos a cualquier precio, sino que prefieren unos moderados retornos sostenibles a largo plazo, sólidos, seguros e independientes de la dirección de los mercados y su timing”, asegura el gestor. De ahí la idea de dar forma a un producto que huye de las predicciones (“sin ellas, no te equivocas”) y que cuenta con un objetivo de rentabilidad integrado en su modelo cuantitativo, el motor del fondo.

El producto, un hedge fund con formato UCITS y un alto grado de diversificación, toma posiciones largas y cortas en diferentes mercados, una exposición que logra a través de futuros sobre índices. Así, el producto trabaja simultáneamente con 50 estrategias globales sobre futuros de índices bursátiles, de renta fija y de divisas, en las que se posiciona a través de un modelo cuantitativo que no tiene en cuenta los datos históricos, es decir, que no asume el hecho de que los precios pasados puedan contener información sobre los futuros, en contraste con otros modelos técnicos seguidores de tendencias.

Una estrategia que encaja dentro del marco UCITS III en el que nació el fondo (lanzado en marzo de 2008) y que “le libra de presiones relacionadas con la conversión de un hedge fund a este formato”, según el gestor. De ahí que el fondo tenga liquidez diaria.

Independencia y diversificación

El fondo cuenta con tres ventajas clave: en primer lugar, reduce la dependencia de los mercados individuales gracias a su diversificación en clases de activos, regiones y momentos del tiempo. De hecho, cada estrategia tiene un horizonte de 12 meses y las posiciones cambian cada mes. En segundo término, es independiente de la dirección del mercado gracias a la combinación de posiciones largas (cuando los mercados suben) y cortas (cuando bajan). El modelo cuantitativo incluye un elemento procíclico que determina estas posiciones.

La tercera ventaja consiste en el factor anticíclico que incorpora asimismo el modelo, que reduce la exposición al mercado cuando está cerca el objetivo y cierra las posiciones cuando se alcanza, retirando los beneficios y quedando en liquidez, que se invierte en instrumentos del mercado monetario hasta la apertura de las nuevas apuestas. La inclusión de este objetivo de retorno en el algoritmo del modelo cuantitativo de forma intrínseca maximiza además la probabilidad de alcanzar dicha rentabilidad. “Cuando se logra el objetivo, que consiste en una rentabilidad anual del euríbor a 1 mes más el 4%, con una volatilidad de entre el 7% y el 8%, se cierran las posiciones”, explica Purschaker, lo que permite una rápida reacción que limita las pérdidas y permite recuperarse rápidamente. Además, el gestor asegura que este elemento anticíclico “permite comprar en mercados bajistas y vender en alcistas, frente a lo que ocurre con las estrategias cíclicas”.

El modelo, que no incluye previsiones en la generación de alfa, permite evitar errores derivados de las mismas, como el del “cisne negro: si siempre asumimos lo que hemos aprendido en el pasado podemos equivocarnos, porque puede haber nuevos elementos que lo invaliden, algo que pasa continuamente en los mercados de capitales y que llevó muchas decepciones a productos de retorno absoluto el año pasado”, advierte Purschaker.

Lo más leído