¿Cómo funciona la cobertura en las clases de acciones que se protegen contra el riesgo de duración?


La cobertura del riesgo de duración permite a los inversores eliminar el riesgo de tipo de interés, aunque deja intactos el riesgo de crédito y otros factores de riesgo. La razón por la que invertir en una clase de acciones de un fondo con cobertura de duración es más convincente cuando los inversores creen que es probable que suban los tipos de interés. Las clases de acciones con cobertura de duración serán interesantes para los inversores que busquen mayor exposición al riesgo de crédito con menos exposición al riesgo de tipo de interés. No obstante, en un entorno en el que los tipos de interés son estables o bajan, el componente de duración del rendimiento de un bono contribuye positivamente a la rentabilidad total y es probable que una cartera con cobertura de duración registre un comportamiento inferior al de otra cartera sin cobertura de duración.

Desde Goldman Sachs Asset Management aseguran estar recibiendo muchas preguntas de sus clientes sobre las clases de duración cubierta en vistas a la probable subida de tipos de la Fed en diciembre. En consecuencia, han emitido un informe en el que explican cómo funciona la cobertura en las clases de acciones que se protegen contra el riesgo de duración.

1. Aunque existe un número de medidas de duración diferentes que pueden utilizarse, el tipo de duración que miden en la gestora americana para estas clases es el asociado al plazo de tiempo previsto para que un bono abone su coste, más que cualquier medida de duración que ajuste las desviaciones que pueden darse como resultado del uso de derivados o instrumentos estructurados, o ajuste la sensibilidad a los tipos, ya que se relaciona con bonos que conllevan un riesgo de crédito significativo (por ejemplo, bonos corporativos, de alto rendimiento o deuda de mercados emergentes).

2. Las clases de acciones con cobertura de duración de la entidad solo tratan de cubrir el riesgo de duración asociado al índice de referencia subyacente, más que el riesgo de duración específico del fondo. Por ejemplo, si la cartera total del fondo tiene una duración de 5,2 años y el índice de referencia del fondo tiene una duración de 5 años, cubrirán el riesgo de duración de 5 años. En este caso, el fondo todavía tendría 0,2 años de riesgo de duración. En consecuencia, las clases de acciones con cobertura de duración pueden seguir teniendo cierto grado de riesgo de duración.

Para cubrir el riesgo de duración, el fondo vende futuros financieros o compra permutas en función del enfoque que consideran más rentable para la estrategia.

Ejemplo hipotético del perfil de riesgo de la cobertura de duración

La gestora ilustra el efecto potencial que la cobertura de duración puede tener sobre tres tipos diferentes de fondos de bonos en diversas situaciones. En la primera situación, calculan los riesgos en un ciclo de mercado de ocho años mediante el uso de datos de rentabilidad semanal, y datos de rentabilidad simulada que asumen que el riesgo de duración del fondo está cubierto. La segunda situación emplea la misma metodología para examinar la rentabilidad real y simulada en dos entornos de subida de tipos. La tercera situación emplea la misma metodología para examinar la rentabilidad real y simulada en dos entornos de bajada de tipos.

Aunque el rendimiento de la cobertura de duración es hipotético (simulado) es importante destacar que, como se detalla en la situación 1, el perfil de riesgo general de la clase de acciones con cobertura de duración de algunos fondos como el GS Global High Yield Portfolio y el GS Global Emerging Markets Debt Portfolio es de hecho mayor que el de las versiones sin cobertura. Por su lado, los resultados en las situaciones 2 y 3 son coherentes con el efecto que cabría prever.

Captura_de_pantalla_2016-11-28_a_la_s__17

Captura_de_pantalla_2016-11-28_a_la_s__17

Captura_de_pantalla_2016-11-28_a_la_s__17Captura_de_pantalla_2016-11-30_a_la_s__13

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído