Tags: Renta Fija |

¿Cómo están funcionando este año los fondos de renta fija a corto plazo con más patrimonio en España?


El difícil entorno de mercado que vive la renta fija ha hecho que muchos inversores hayan tratado de buscar refugio en las estrategias que invierten en el tramo corto de la curva. En los últimos años, el crecimiento patrimonial que han experimentado estos productos en España ha sido muy fuerte. Seis estrategias cuentan en estos momentos con un volumen de activos superior a los 1.000 millones en el mercado español. La suma de todas ellas ronda los 18.000 millones de euros, según datos del barómetro que cada mes publica Funds People. Sólo una –la que centra su universo de inversión en el mercado de deuda de alto rendimiento- está logrando ofrecer rentabilidades positivas en euros (un exiguo 0,17% entre enero y septiembre, según datos de Morningstar).

Se trata del AXA IM FIIS - Europe Short Duration High Yield, el fondo más popular en estos momentos de AXA Investment Managers en el mercado español cuyo objetivo es tener exposición a las emisiones de crédito por debajo de grado de inversión pero reduciendo la duración nominal (impacto de subidas de tipos) y la duración de crédito (impacto de una ampliación de diferenciales de crédito). El resto de los productos ofrecen rentabilidades negativas (en euros). De ellos, los que peores resultados había registrado hasta septiembre son el Carmignac Securité y el MSIF Short Maturity Euro Bond Fund de Morgan Stanley IM, ambos arrojando pérdidas superiores al 1%.

El hecho de que muchos de estos productos centren su universo de inversión en el mercado europeo está siendo un hándicap para estas estrategias dada la baja visibilidad que existe en la región dado el ruido político, el cual está afectando principalmente a los tramos cortos de las curvas, generando una importante volatilidad. Las tiranteces entre Roma y Bruselas a raíz del presupuesto del Gobierno italiano para 2019 es claro ejemplo de ello. La visibilidad que tienen los gestores de estos fondos es muy escasa y ello les está llevando a posicionamientos equivocados, que les están penalizando. Lo ejemplifica lo que le ha ocurrido a Keith Ney en el Carmignac Securité, producto que entre enero y septiembre registró una rentabilidad del -1,26%.

Este popular fondo de Carmignac se ha visto especialmente penalizado a partir de mediados de 2018. Le fallaron dos estrategias que hasta entonces le habían funcionado bien en el año: sus posiciones cortas sobre el bund, cuya rentabilidad llegó a caer hasta el 0,2%, lastrando la rentabilidad del producto, y sus posiciones largas sobre la parte corta de la curva italiana, bonos que sufrieron como consecuencia del ruido político generado por las tiranteces entre el Gobierno transalpino y la Comisión Europea a propósito del presupuesto para 2019 y la intención del Ejecutivo de Giuseppe Conte de incumplir objetivos de déficit.

Algo parecido le ha ocurrido al fondo de Morgan Stanley IM. A pesar de aportar rentabilidad en términos relativos (al estar infraponderados con respecto al índice de referencia), el mayor lastre absoluto en lo que va del año para la estrategia han sido las posiciones en la parte corta de la curva italiana. También penalizó la rentabilidad en términos absolutos la exposición a crédito de emisores españoles y a sectores de alta beta (como el subordinado financiero).

El BGF Euro Short Duration Bond, el Candriam Bonds Euro Short Term y el Muzinich EnhancedYield Short Term también registraron rentabilidades negativas en los nueve primeros meses del año. En el caso del fondo de BlackRock, el de mayor tamaño en el mercado español, el retorno generado por esta estrategia gestionada por Michael Krautzberger y Christopher Allen es del -0,94%. En lo que respecta al producto de Candriam, la estrategia dirigida por Nicolas Forest y Hugo Verdiere acumula un descenso del -0,69% entre enero y septiembre. El fondo de Muzinich, por su parte, en manos de Tatjana Greil, cede un 0,38% en su versión en euros. Rentabilidades anuales, pues, negativas en los principales fondos de deuda a corto plazo en los que los inversores españoles están buscado refugio.

Sin embargo, en España, el dinero no solo se está refugiando en estos fondos. También corre hacia los monetarios, siendo el JPMorgan US Dollar Liquidity uno de los productos donde está entrando el dinero este año, tal y como reconoce Manuel Arroyo. “Hay clientes españoles que están invirtiendo en liquidez, principalmente en productos de dólares”, revela el director de Estrategia de J.P.Morgan AM para España y Portugal. “Los inversores nos piden fondos conservadores de renta fija con una rentabilidad positiva, algo que en el entorno actual es muy difícil. Cuando los tipos en Europa comiencen a subir, los fondos monetarios, sobre todo aquellos que puedan tener algo de duración en cartera, en vencimientos de hasta un año, podrán empezar a ofrecer rendimientos positivos”, explica el experto. El consenso de mercado no espera esas subidas de tipos hasta la segunda mitad de 2018.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído