¿Cómo está moviendo la cartera el inversor institucional?


El inversor institucional siempre se adelanta al retail. Por eso, tratar de saber cuáles son sus movimientos resulta un ejercicio muy interesante. Según un estudio europeo sobre asignación de activos 2014 de Mercer al que ha tenido acceso Funds People, desde la crisis financiera ha disminuido el ritmo de salida de la renta variable. Este estudio, que analiza más de 1.200 fondos de pensiones de empleo con inversiones por valor de más de 850.000 millones de euros, concluye que en Reino Unido, donde las inversiones en bolsa han disminuido casi hasta la mitad en la última década, el ritmo de salida  de este tipo de activo se ha ralentizado, pasando de una media de cuatro puntos porcentuales hace cinco años, a sólo dos puntos porcentuales en 2013. En el resto de Europa, las inversiones en renta variable se han mantenido estables durante todo el año.

“Tal vez haya sido la coincidencia de dos factores, el débil crecimiento económico y la excepcional fortaleza del mercado de renta variable. El buen comportamiento del mercado y la sensación de mejora parecen haber sido la clave para las inversiones en renta variable durante el último año, aunque todavía no hay muchas evidencias de un cambio radical en las carteras de los inversores institucionales. Muchos mercados se han revalorizado como respuesta a las políticas monetarias  ultra-expansivas llevadas a cabo y, como resultado, las rentabilidades esperadas  de un amplio rango de clases de activo no son muy esperanzadoras. Esperamos que los inversores institucionales se enfrenten a este reto respondiendo de una manera más dinámica ante los cambios de las condiciones del mercado, e introduciendo en sus carteras un rango más amplio de activos”, afirma Ignasi Puigdollers, socio de Mercer.

En marcado contraste con los pequeños inversores, los inversores institucionales no han mostrado ningún signo de huir de los mercados emergentes a pesar de  las dificultades que muchos de ellos han experimentado durante los últimos 12 meses. Casi la mitad de los fondos analizados están expuestos a la renta variable de mercados emergentes  y casi un quinto tienen inversiones en deuda de mercados emergentes, demostrando su compromiso con el potencial de rentabilidad a largo plazo de estos mercados.

Buscando la diversificación a través de activos alternativos

El estudio de la consultora revela que los activos alternativos siguen ganando atracción entre los inversores europeos. En este sentido, la proporción de planes europeos que tienen inversiones en activos alternativos creció desde el 44% al 53% el último año. Los activos reales (tales como inmuebles, infraestructuras, agricultura y recursos naturales) son la categoría de activos alternativos más utilizada -un 41% de los planes tiene actualmente inversiones de este tipo-. Dentro de las inversiones en inmuebles, el interés ha variado hacia partes del mercado menos tradicionales como alquileres a largo plazo, deuda y propiedades de segundo nivel (este último, se da principalmente en Reino Unido).

Los inversores que buscan una amplia diversificación, junto con un cierto grado de dinamismo, han invertido, durante algún tiempo, en fondos de crecimiento diversificado. Casi un quinto de todos los fondos analizados tienen este tipo de inversiones. En la misma dirección, las estrategias de créditos multi-activos (incluidos por primera vez en el estudio de este año) se están popularizando como forma de tener una cartera de activos de crédito diversificada (incluyendo deuda de alto rendimiento, préstamos, crédito estructurado, deuda de mercados emergentes y valores convertibles) e incorporando cierta rotación entre estas áreas a lo largo del tiempo.

“Los créditos multi-activos han sido uno de los recientes beneficiarios de la tendencia a abandonar las estrategias tradicionales basadas en referencias y esperamos ver más actividad en este aspecto durante 2014. También hemos contemplado gran actividad de búsqueda de gestoras y un interés en las inversiones en deuda privada, ya que los inversores institucionales quieres aprovechar el desapalancamiento bancario en Europa”, explica el socio de Mercer.

Tendencias de futuro

La tendencia a largo plazo de abandonar la renta variable continuará los próximos 12 meses, con el 28% de los inversores queriendo reducir sus inversiones en renta variable doméstica, y un 25% que reducirán las inversiones en renta variable no doméstica. Al mismo tiempo, más del 20% de los planes afirman que tienen intención de aumentar las inversiones en bonos, siendo los bonos ligados a inflación, los bonos corporativos y los activos de macheo las principales áreas de interés.

La proporción de planes que están haciendo uso de alguna estrategia LDI sólo ha aumentado modestamente el año pasado, del 26% al 29%. “A pesar el aumento moderado del uso de estas estrategias, la gestión de las tasas de interés y los riesgos de la inflación siguen siendo una prioridad alta para las comisiones de control. La complejidad y los retos del buen gobierno alrededor de este tipo de inversiones puede haber sido una barrera para planes más pequeños en el pasado, pero dada la amplia gama de opciones que hay disponibles hoy en día esperamos ver que la diferencia tan marcada entre los grandes fondos de pensiones y los más modestos se vaya reduciendo a lo largo del tiempo”, concluye Puigdollers.

Noticias relacionadas

Lo más leído