¿Cómo escoger un bono? Depende del viaje que quiera hacer...


TRIBUNA de Jean-Philippe Donge, gestor del BL Bond Emerging Markets Euro. Comentario patrocinado por  Banque de Luxembourg Investments.

Todo es relativo…

Un vuelo de siete horas se puede hacer muy largo si la persona que se sienta a su lado va muy perfumada o habla demasiado. Sin embargo, si el pasajero que viaja tres filas más atrás ha pagado lo mismo que usted por su billete pero va solo en su fila, pasará un vuelo mucho más agradable por una inversión equivalente.

Todo es relativo.

…y más aún más a la hora de invertir en renta fija

Por suerte, a la hora de invertir en bonos, usted puede, hasta cierto punto, decidirel tipo de viaje que quiere hacer:

  • relativamente movido o, incluso, volátil, con la esperanza de obtener el máximo beneficio;
  • cómodo y relativamente tranquilo con el objetivo de evitar contratiempos, siempre que acepte el precio, o
  • un punto medio entre ambas opciones, de entre un conjunto de posibilidades.

Lo cierto es que, cuando se trata de invertir en bonos, no solo es posible escoger la clase y el asiento, sino también el perfil del pasajero que se sentará a su lado durante todo el viaje.

Dicho de otro modo, por el mismo precio puede escoger su nivel de riesgo (AAA o BBB, que sería el equivalente de la clase en la que viaja) y seleccionar a un emisor específico (su asiento) dentro de esa categoría de riesgo. Así que podrá optimizar su inversión si logra identificar al emisor que le dará la mejor rentabilidad para un nivel de riesgo supuestamente equivalente.

El proceso de valoración relativa al que se enfrentará un inversor en ambos casos es básicamente el mismo: ¿Viajo en primera clase o en turista? ¿Me siento a la derecha o a la izquierda? ¿Junto al pasajero que se quita los zapatos o el que se los deja puestos? Las preguntas básicas son las mismas: ¿Invierto en bonos con calidad AAA o BBB (la clase)? Si invierto en bonos BBB, ¿compro Telefónica o Deutsche Telekom (el asiento)? Y ¿quiero la emisión en euros o en dólares (el compañero de viaje)?

Ejemplos de valoraciones relativas:

CuadrosBLI

CuadrosBLI2

Múltiples oportunidades que ofrecen un amplio número de combinaciones

Sea cual sea su elección, siempre tendrá que escoger entre asumir riesgo político o riesgo de divisa, exponerse a un ciclo desfavorable para un sector concreto o, simplemente, pagar un precio más alto. En el ejemplo número 5, escoger la emisión que ofrece la rentabilidad más alta (el bono del Tesoro estadounidense que vence en 2025) implica que usted confía en las perspectivas del dólar y de las rentabilidades de ese mercado para los próximos nueve años1. En el ejemplo número 4, la decisión de invertir en México, en vez de en Polonia, podría verse influida por el hecho de que hay otro emisor de menor calidad crediticia (Paraguay) que ofrece una rentabilidad similar a la de México y que podría registrar un comportamiento superior si su calificación se revisase al alza. En ese caso, el inversor podría esperar que se estrechase el diferencial de rentabilidad como consecuencia de esta mejora de rating (es decir, que los bonos de Paraguay se comportasen mejor que los de México). De igual modo, podrían aplicarse consideraciones similares a cada una de las opciones que se presentan más arriba. Todos estos factores deben calibrarse teniendo en cuenta las expectativas del inversor, su tolerancia a los diferentes riesgos, etc.

1 Siempre y cuando se mantenga hasta el vencimiento.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído