Tags: Gestores | Selectores |

Cómo escoger el mejor fondo mixto: indicadores e información que se ha de tener en cuenta


Tribuna de Puy Carazo, CAIA, Directora de Asesoramiento de Inversiones en España de Deutsche Bank Wealth Management.

La selección de fondos mixtos, centrándonos especialmente en los mixtos flexibles, creo que es uno de los retos más atractivos para un selector de fondos. Es una categoría en la que el peer group y el benchmark pasan a un segundo plano y su relevancia queda diluida por la alta heterogeneidad de este tipo de fondos. Son fondos en los que no sólo se encuentran distintos tipos de activos sino que además y quizá más importante, se entremezclan todas la posibles estrategias de gestión.

La clave para este reto es el análisis fundamental, que nos permita entender en profundidad los motores, tanto teóricos como prácticos que impulsan la evolución del fondo, y con ello, además seremos capaces de valorar si un fondo mixto, es o no, apto para nuestra visión de mercado.

Como en cualquier proceso de selección de fondos, lo que sin duda es necesario, es un buen due diliguence, en el que solemos partir de una monitorización cuantitativa, seguido de un análisis cualitativo que incluye principalmente el análisis de la cartera y los equipos gestores, el proceso de inversión, la documentación legal, relación con los comerciales y reuniones presenciales con los gestores… y será en una combinación del análisis cualitativo y cuantitativo, donde miremos, especialmente en el caso de fondos mixtos, datos como:

Definición del producto: política y estrategias de inversión, entender dónde, cómo y con quien vamos a invertir, con especial foco en su definición, si existen, de objetivo de rentabilidad / riesgo teórico, tipo de activos dentro del universo de inversión y sus límites teóricos y prácticos.

Análisis de persistencia: análisis de la gestión y de los resultados (alpha/beta, captura de subidas y bajadas, distribución de los resultados) tanto a corto como especialmente a largo plazo, un mínimo de tres años sería lo recomendable y en especial que en su historia se haya movido en distintos contextos de mercado que puede testar la validez de la estrategia en los distintas fase del mercado.

Gestión del riesgo: volatilidad, Sharpe, ratio de información, máximas caídas y plazos de recuperación, análisis de cobertura, colaterales etc., es una pata sin duda clave. Entender los riesgos asumidos en fundamental, no sólo los riesgos de los activos en cartera, sino también los riesgo asumidos por la gestión diferencial que aporte el gestor con su gestión activa y además, todo ello, con una visión de largo plazo, dado que el riesgo de pérdidas es mucho más importante que el de volatilidad a corto plazo.

Análisis de correlación con otros productos y otros activos. A veces el valor de un fondo radica más en lo que aporta en relativo al conjunto de nuestra cartera que lo que genera por sí mismo.

Transparencia en la información y acceso a las carteras y los gestores. Es fundamental para poder realizar un correcto análisis y seguimiento del fondo.

Otros factores: términos de liquidez, estructura de costes, y tipo de vehículo y regulación pertinente

Quizá quepa un punto de encuentro, para fondos mixtos de una misma categoría o estilo, en ratios de rentabilidad / riesgo. En cualquier caso, diría que el objetivo primordial de este tipo de análisis radica en seleccionar los mejores fondos a largo plazo, en términos de generación de alpha y de exceso de rentabilidad ajustada por riesgo, versus índices de gestión pasiva (de menor coste, con base en una gestión “tradicional”).

Los fondos mixtos/multiactivo son el complemento perfecto en cualquier cartera. Tradicionalmente se ha invertido en renta variable en momentos de apetito al riesgo y en renta fija en caso contrario, los mixtos pueden ser la solución intermedia, en respuesta a una incertidumbre en la evolución del riesgo.

Según hemos comentado, dadas las importantes necesidades de análisis, un potente equipo de selección de fondos, será fundamental para escoger los mejores fondos mixtos/multiactivo.

Y más aún en los últimos años, en los que la gestión activa / alternativa se acerca cada vez más al mundo regulado UCIT, de forma que la gran parte de las estrategias que antaño estaban reservadas a productos de características menos accesibles (altos mínimos de inversión, liquidez trimestral o mayor, poca regulación y transparencia), están ahora al alcance de cualquier inversor.

De hecho, la inversión en fondos “multiactivo flexibles”, es una de nuestras principales temáticas para este año, dado que prevemos un aumento de la volatilidad. Por eso, estamos apostando por fondos mixtos que se centren en la gestión activa, la gestión del riesgo y el posicionamiento táctico, como impulsores de su rentabilidad, dado que al mismo tiempo aportarán protección a las carteras.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído