Tags: ISR |

Cómo el cambio climático puede impactar en la política monetaria de los bancos centrales


Hablar de cambio climático suele ir asociado a pensar en el impacto que las malas prácticas de hoy en cuanto a la preservación del medioambiente pueden tener en el futuro pero Laetitia Baldeshi, responsable de estudios y estrategia de CPR AM, y Juliette Cohen, estratega de la misma gestoras, destacan en un artículo que lleva por título: Climate Change: from fantasy to reality el impacto que tiene el cambio climático en la economía, pero no en la del futuro, sino en la del presente. “La fuerte volatilidad en las tasas de crecimiento del PIB en algunos países se debe a eventos climáticos excepcionales, el número de los cuales ha aumentado de manera sorprendente. Por ejemplo, la caída de la producción manufacturera alemana en otoño de 2018 puede deberse a las excepcionales clima. Otro ejemplo es el impacto significativo del clima en el crecimiento japonés en el verano de 2018.”, afirman las autoras.

Con respecto a Alemania, la llamada locomotora de Europa, las autoras recuerdan que ese 2018 no solo fue el más caluroso para el país desde 1981 sino que además fue el más seco, lo que redujo a mínimos las reservas de ríos tan importantes como el Rhin, por donde se trasportan el 10% de los bienes en Alemania. “El Instituto para la Economía Mundial, un think tank alemán, estima que todas las interrupciones causadas por el bajo caudal del Rhin restaron un 0,2% al PIB en el tercer trimestre y un 0,1% en el cuarto. Esto sugiere que la economía alemana no se habría contraído en el tercer trimestre de no haber sido por estos efectos climáticos”, apuntan.

Y ese impacto que ya se está viendo en el presente puede ir en aumento si no profundiza en la lucha contra el climático. De hecho en el último Foro de Davos que Kristalina Georgieva, consejera delegada del Banco Mundial afirmó que un aumento de 2,5 grados en las temperaturas provocará un recorte del 15% en el PIB mundial y que con una subida de tres grados se puede perder el 20% de la riqueza global.

Otro ejemplo de esa influencia en la economía lo ha dado BlackRock, que han realizado un estudio a partir de los datos de Rhodium Group para estimar el impacto financiero que pueden tener las catástrofes naturales (huracanes, inundaciones…) en la economía de EE.UU si siguen creciendo los riesgos asociados al cambio climático y, como se ve en el mapa, las áreas que están más en rojo son las que están más expuestas a una contracción económica en caso de que no se realicen acciones para combatir el riesgo que supone el cambio climático. “Cerca del 58% de las áreas metropolitanas de EE.UU podrían enfrentarse a pérdidas de PIB más del 1% hasta 2080 mientras que menos del 1% de las áreas  conseguirían alzas similares en el PIB, según nuestras estimaciones”, apuntan en la gestora.

Captura_de_pantalla_2019-07-24_a_las_16

Ese impacto negativo que puede tener (y tiene ya) el cambio climático en las economías será clave para saber hacia dónde evolucionarán las políticas monetarias de los bancos centrales en el futuro. Al fin y al cabo, es sostener el crecimiento económico y la inflación que a él se asocia lo que está detrás de los mandatos que tienen los bancos centrales y, por tanto, de la batería de medidas no convencionales y tipos al 0% que han anunciado estos organismos.

Además, según apuntan Baldeshi y Cohen, “el cambio climático también afecta a los precios de los bienes y servicios (por la influencia que tiene el tiempo en las cosechas) y sobre todo afecta al crecimiento y al potencial de crecimiento de las economías. Los bancos centrales claramente tienen que vigilar el impacto en la caída de la economía que implica el cambio climático la política monetaria tendrá que desempeñar su papel de fomentar un reequilibrio gradual en las estructuras de precios, de acuerdo con su mandato de estabilidad de precios”.

Empresas

Noticias relacionadas