Cómo disfrutar de un buen whisky: los consejos del experto


Tomar un combinado es fácil: no hay más que mezclar un destilado normalillo con un refresco. Los pequeños detalles, como el toque de pulco y las gotas de limón untadas en el borde del vaso -si procede- sólo dependen del gusto del consumidor y de la diligencia del camarero. La cosa se complica cuando el trago viene de una buena botella... especialmente si ésta es de whisky de malta.

La presión por no echar a perder el preciado licor, o la competitividad por ver quién es el que mejor lo disfruta, suelen ser fuente de polémica: ¿qué tipo de vaso es el mejor? ¿Con o sin hielo? ¿Se puede suavizar con agua o hay que sufrir tomándolo a palo seco? Hace unos días, Ronnie Cox, brand ambassador de la destilería The Glenrothes (y premiado por la Asociación Escocesa del Whisky), vino a España a presentar el Vintage 1998, el último lanzamiento de la casa. Así que aproveché para pedirle unos consejos:

- Curvas en los vasos: "Definitivamente, el vaso debe tener los lados curvados para capturar los aromas", dice Cox. Para él, lo mejor es un vaso de jerez si se degusta el whisky solo y un vaso de vino blanco si se toma con un poco de agua.

- Paciencia con el hielo: "Es costumbre entre los conocedores de whiskies de malta tomarlo solo", comenta el experto. "Pero, dependiendo del momento, es más adecuado añadir unas gotas de agua". Eso sí, se debe tener en cuenta que los maltas más viejos no se suelen llevar bien con el líquido elemento. Se puede, por otro lado, tomar la copa con hielo. Pero hay que ser paciente: "El hielo hace que los aromas no salgan, por lo que hay que esperar si los empleamos", dice Cox. "Y es súper importante que el hielo esté hecho de agua sin cloro que pueda destruir los sabores delicados del malta", matiza.

- El cóctel, con los jóvenes: El brand ambassador de The Glenrothes no ve con buenos ojos que un buen malta se emplee para hacer un cóctel: el whisky es tan intenso que eclipsaría a otros sabores. No obstante, recomienda una botella joven (de 10 ó 12 años) si se quieren hacer mezclas.

- Los años no siempre son un grado: El whisky con más años... ¿es siempre el mejor? "Depende del momento", dice Cox. "Para tomar antes de dormir o para completar una noche perfecta, sí. Y también para tomarlo en tu sillón favorito, escuchando música clásica o jazz, sólo o con tus mejores amigos. Pero estos whiskies son grandes caballeros y pueden cansar si se toman con frecuencia", advierte. Por cierto, hoy se presenta en Madrid The Macallan Lalique III, un malta de 57 años que se encuentra entre los más caros del mundo. ¿Tendrá éxito en estas Navidades?

Lo más leído