¿Cómo crear un marco óptimo para invertir a largo plazo?


La gestora escocesa Standard Life Investments es partidaria de dar un paso más en el debate sobre la inversión a largo plazo. La entidad reflexiona sobre cómo crear las condiciones para mejorar la oferta de productos de este tipo y también para crear un marco que dé mayor libertad a los inversores para que puedan participar en los mercados con un horizonte temporal más dilatado.

“Es importante reconocer que los principales factores que mueven a los inversores a tomar visiones cortoplacistas no sólo están confinados a los mercados de renta variable, sino que también afectan a su asignación estratégica de activos”, explica Keith Skeoch, director de Standard Life Investments.

Para Skeoch, las consecuencias no intencionadas de los desequilibrios entre la realidad macroeconómica y las políticas económicas están llevando a los inversores tradicionales de largo plazo a adoptar horizontes temporales mucho más cortos. Desde el punto de vista económico, el experto menciona la aversión a adoptar posiciones de riesgo y de más largo plazo debido a los riesgos de solvencia de las entidades. También numera el riesgo de que no lleguen a cumplirse los objetivos inflacionistas debido a las políticas de los bancos centrales, lo que les obliga a adoptar plazos más cortos, por ejemplo, a la hora de posicionarse en renta fija. “Este es el paradójico y no intencionado efecto de los niveles récord de los estímulos de corto plazo derivados de las políticas monetarias”, dice. Por eso cree que, si los políticos no pueden mitigar el impacto de sus políticas, "deberían pensar seriamente en abandonar sus objetivos de inflación”.

Skeoch defiende que hay “una necesidad real de incrementar la transparencia y la simplicidad en el marco regulatorio”, clave para las inversiones a largo plazo. Pero también debe haber un aumento de la confianza. Para ello, cree que las entidades han de promover una buena administración de los activos de sus clientes, una gestión sostenible, “que debería estar en el centro de la vida económica y financiera de cualquier economía moderna y bien gobernada”.

Guardianes de los ahorros y del sistema económico

Por eso, apela a la responsabilidad de las entidades financieras, las guardianas de los ahorros de los ciudadanos. “Los guardianes de los activos son los encargados de gestionar los ahorros de los ciudadanos y han de proporcionarles soluciones sencillas, transparentes y efectivas desde el punto de vista de los costes. Soluciones que ofrezcan retornos que permitan a los individuos cumplir financieramente con sus retos y necesidades vitales”, afirma.

“Las compañías y los consejos de directivos son los guardianes del capital que se les ha asignado, los activos que han adquirido con dicho capital y el retorno que ofrecen a los inversores y  ahorradores”, resume, apelando a las prácticas de buena gobernanza.

Finalmente, también apela a la responsabilidad de los políticos: “Necesitan reconocer que son los guardianes del sistema económico y financiero y deberían tomar una visión de largo plazo para asegurar su salud en lugar de buscar objetivos cortoplacistas”, apostilla.

Lo más leído