Tags: Gestores |

Cómo coloco mi fondo en una cartera recomendada


“El ranking para nosotros no es importante”. Esta frase es solo una de las que se escuchó la semana pasada en la mesa redonda sobre selección de fondos dentro de las jornadas de Asset Allocation y Fund Manager Selection organizadas por Lipper y patrocinadas por Schroders, BBVA AM y Fidelity. Los profesionales de la selección de fondos han entendido que ya no vale sólo con mirar la rentabilidad del producto. Así de concluyentes fueron Aymerich Poizot, director de EMEA de Fitch Ratings; María Folqué, directora de inversiones de Tressis, e Inés Castro, directora de la plataforma de fondos de terceros de BBVA AM.



Para los participantes en la mesa, uno de los errores más frecuentes en los que cayeron los selectores de fondos en el pasado fue creer que el diseño de un fondo de fondos se limitaba a añadir a una cartera una serie de buenos fondos. “El camino para batir al índice no es una adición de buenos fondos. Se deben combinar fondos de forma eficiente para lograr una buena diversificación”, señaló uno de los participantes.



Para María Folqué, la crisis ha enseñado a volver a productos más puros en los que se conocen mejor los activos en cartera. Porque una de las grandes lecciones ha sido entender la importancia de un buen análisis cualitativo en el que se tengan en cuenta factores diferentes a la rentabilidad.



Folqué señaló, entre ellos, el volumen patrimonial que maneja el fondo o la diversificación de los inversores del fondo (una elevada concentración del patrimonio del fondo en un cliente puede provocar la quiebra del producto si se produce la salida de éste). Aymeric Poizot también señaló la importancia creciente que están alcanzando nuevos jugadores, como el administrador o cutodio o el canal de distribución, en la decisión sobre cuál es el mejor fondo.



En lo que todos estaban de acuerdo es en analizar las necesidades del cliente a la hora de seleccionar un fondo. “No existe un fondo perfecto para todos. Para un familiy office el factor decisivo puede ser la preservación del capital, mientras que para un selector de fondos resulta mucho más importante variables como la volatilidad, patrimonio o liquidez del producto”, señalaron los participantes en la mesa redonda.



Otro de los elementos que aparecieron en el debate fue el de analizar la capacidad del fondo. “Se debe ver si el fondo tiene capacidad para generar alfa o es mejor gestionando la beta”, explican. En el caso de mercados bajistas, los fondos que gestionan beta lo hacen mejor, al igual que en mercados laterales.



Para los selectores está claro que no hay que dejarse llevar por el momento cuando se tiene un fondo de calidad que encaje en las necesidades del cliente. “Se pueden encontrar buenas oportunidades cuando un fondo de calidad pase por un momento difícil de mercado y parece que flaquean sus resultados”, señaló otro de los ponentes.
 

Empresas

Lo más leído