Cómo aprovechar el cambio climático


El fracaso de la última cumbre sobre cambio climático en Copenhague no ha impedido que se sigan considerando las implicaciones de este tema sobre la economía global, razón por la que la firma británica Nevastar Finance Ltd, que estrenó en mayo de 2007 un fondo de renta variable global focalizado en cinco sectores relacionados con el cambio climático, se ha volcado en su lanzamiento. “La incertidumbre por la falta de acuerdos no es excusa para desaprovechar las oportunidades que ofrece la inversión en acciones de compañías cuyo negocio está asociado con el cambio climático”, asegura Francisco H. Portillejo, responsable del desarrollo internacional de la compañía, convencido de que se trata de una condición del mercado que no puede obviarse.

“Las nuevas energías, las infraestructuras, la purificación y el tratamiento de aguas y aguas residuales y el transporte son algunos aspectos de esta problemática. A eso hay que añadir los cambios sociales derivados del aumento de la población y los problemas migratorios, así como los cambios alimenticios y la concienciación de la población… puntos que van a tener impacto independientemente de los acuerdos a los que lleguen los gobiernos.”, según Portillejo. Y ése es el objetivo del fondo Climate Change+, invertir en negocios capaces de adaptarse y beneficiarse de estos cambios, pues “la sociedad está dando los primeros pasos de reconocimiento del problema y los mercados aún no han descontado la relocalización de capital derivada del nuevo contexto”.

El producto Nevafund Climate Change+ invierte en un rango de entre 20 y 30 gestores de renta variable especializados en estos temas. “La estabilidad de los últimos años hace que el producto pueda pasar a una segunda fase de desarrollo, con un timing muy positivo que le hace atractivo para el inversor institucional”, que es precisamente el cliente principal del mismo, según explican desde la compañía.

El fondo invierte en sectores en los que tendrá impacto la nueva realidad climática: energía limpia (el 28,6%, distribuido en energías alternativas –biomasa, fuel, etanol-, renovables –solar, eólica, hidroeléctrica y geotérmica- y eficiencia energética –superconductores y aislantes-); infraestructuras (21,4%, en transporte y protección contra inundaciones y huracanes); sostenibilidad (20,7%, en cuidados de la salud, vacunas, producción de alimentos, prevención y control de enfermedades); gestión de agua (19%, en servicios de agua y aguas residuales) y gestión de residuos y reciclaje (10,6%). Su objetivo es lograr un retorno de entre el 15% y el 25% anual dependiendo de las condiciones de mercado con una volatilidad de entre el 10% y el 15%. Así, busca de forma activa compañías con esta actividad en todo el mundo, a través de un análisis fundamental y una metodología top-down.

Climate Change+, colgado de una Sicav tipo II en Luxemburgo, no está registrado en España, aunque el grupo no lo descarta. Con todo, es accesible al inversor institucional. El fondo, cuya liquidez es mensual actualmente, tendrá liquidez quincenal a partir de abril.

La compañía Nevastar, fundada en 2003 por tres ex de Goldman Sachs que cuentan con una experiencia de cuatro décadas en el negocio de banca privada y gestión de activos, tiene una gama de tres fondos internacionales: un global de renta fija, un fondo de fondos multimanager y multiestrategia y el fondo de renta variable global basado en el cambio climático. Gestiona portfolios de renta fija, variable, commodities y divisas y se beneficia de una arquitectura abierta. Su metodología de inversión tiene en cuenta factores macroeconómicos, así como el contexto de mercado y una gestión de riesgos que incluye buy y stop loss, coberturas de divisas y derivados.

Noticias relacionadas

Lo más leído