Cómo aprovechar el amanecer bursátil del país del Sol Naciente


Japón se reivindica. La llegada de Shinzo Abe a la presidencia del país ha derivado en una notable mejoría de la confianza de los inversores ante los importantes objetivos que se ha fijado el nuevo Gobierno para escapar de la deflación. El comportamiento del mercado de renta variable nipón así lo atestigua. Desde noviembre, la subida de la Bolsa japonesa alcanza el 40%. Mientras, las valoraciones siguen siendo atractivas, al estar a 1,1 veces su valor contable, frente a las 1,8 veces de las acciones globales. En 2013, el volumen de capital invertido en productos cotizados de renta variable japonesa por la industria de ETF alcanzó los 4.900 millones de dólares, lo que da muestra del interés de los inversores por esta clase de activo, publica Expansión.

Según Juan San Pío, director de Ventas Institucionales de Lyxor para Iberia y América Latina, existe un ambiente muy propicio en el país para obtener buenos resultados. “El rally que ha iniciado la renta variable japonesa probablemente continuará al calor de las medidas económicas impulsadas por Abe y las expectativas generadas en torno a los nuevos responsables de dirigir la política monetaria”, asegura. Pero lo mejor, en su opinión, es que hay motivos para creer en una continuidad de la tendencia de la evolución bursátil. Atendiendo a datos históricos, el mercado de valores ha subido mucho más que ahora en cinco ocasiones desde que comenzase la ‘congelación’ japonesa en 1993. A esto hay que añadir que las entradas de los inversores extranjeros en fondos japoneses sigue acelerándose.

A la hora de determinar la rentabilidad final de una inversión, el factor de la divisa juega un papel importante. Por eso la visión sobre su evolución debe ser un aspecto a considerar. En Société Générale, por ejemplo, esperan que el dólar se cambie en el último trimestre del año a 100 yenes, con un objetivo final a 110. En las previsiones de la entidad esto podría llevar al Topix a los 1.060 puntos en diciembre de 2013 y finalmente a los 1.140 puntos (12.500 y 13.400 respectivamente, para el Nikkei). La recomendación de San Pío para aquellos inversores que quieran tomar exposición al mercado de renta variable japonés es el Lyxor ETF Japan (Topix).

Para Iván Pascual, director de iShares para Iberia, “existe una clara oportunidad de inversión en torno a la renta variable japonesa, al ser un mercado que cotiza con un descuento significativo, si bien es posible que las medidas aprobadas por las autoridades conlleven la depreciación del yen”. Para el inversor que busque sacar provecho de dichas medidas de estímulo protegiéndose frente a la devaluación de la divisa, la propuesta que Pascual pone encima de la mesa es el iShares MSCI Japan Monthly EUR Hedged–IJPE.

A la vista de la política monetaria ultra-expansiva del Banco de Japón para superar la deflación y debilitar el yen, la opción más aconsejable en estos momentos según Deutsche Asset & Wealth Management es un producto que permita invertir en su mercado teniendo cubierta la divisa. El señalado el db x-trackers MSCI Japan Eur Hedged UCITS ETF. Amundi ETF, por su parte, ha registrado recientemente en España el Amundi ETF Topix Eur Daily Hedged, ETF que permite invertir en Japón con una cobertura de divisa diaria.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído