¿Cómo aplicaría el BCE un programa de Quantitative Easing? Axa IM responde


La política de flexibilización cuantitativa fue aprobada por la Reserva Federal y el Banco de Inglaterra en 2009 después de que ambas autoridades monetarias hubiesen rebajado los tipos de interés a niveles históricamente bajos. Lejos de ser revocada, esta iniciativa podría extenderse a lo largo de este año. Así lo asegura Axa Investment Managers en un informe titulado ‘Quantitative Easing: experiencias y expectativas para 2012’, en el que la firma analiza un programa que, a su juicio, debería ser copiado por el BCE para evitar una profunda recesión de la economía de la zona euro.

 

En opinión de la gestora francesa, la autoridad monetaria que preside Mario Draghi “va a seguir reduciendo el precio oficial del dinero” para luchar contra una nueva caída de la actividad en Europa. “El siguiente paso sería la puesta en marcha de un programa de Quantitative Easing en el que el BCE podría llegar incluso a gastarse 750.000 millones de euros en la compra de deuda pública”, señalan desde la firma gala. En el caso de que finalmente se le autorizase a comprar deuda en el mercado primario… ¿en qué proporción lo haría? 

 

Actualmente, el banco emisor atesora 200.000 millones en bonos de la Eurozona adquiridos en el secundario. Centrarse exclusivamente en determinados países no parece muy razonable ya que, por ejemplo, en el caso del mercado español, éste no es visto ni como especialmente seguro ni como especialmente líquido. Por ese motivo, desde Axa IM sospechan que, con el objetivo de evitar posibles fricciones políticas, el BCE optará por adquirir los activos de acuerdo con la participación que cada país mantenga en el accionariado de la entidad. 

 

Puede acceder al informe completo descargándose el siguiente archivo: