¿Cómo afrontará el mercado el récord de vencimientos previsto para enero?


“Benjamin Franklin dijo que la muerte y los impuestos eran las únicas inevitabilidades de la vida. Me gustaría añadir la exposición del ‘efecto enero’ a su lista”. Así comienza Matthew Russell, gestor de M&G Investments especializado en mercados emergentes y deuda corporativa, el último artículo publicado en su blog Bond Vigilantes. El experto empieza desmitificando la idea de que enero es un buen mes para los activos de riesgo: “Basar las decisiones de inversión únicamente en anomalías estacionales no es un proceso de inversión particularmente confiable y el investor responsable debería tomar otro, teniendo en cuenta información más robusta a la hora de realizar cambios en su cartera”. 

En esta ocasión, Russell pone el acento sobre el hecho de la importante cantidad de vencimientos de deuda emitida por empresas que se producirá este mes.

Según él, la conjunción de las perspectivas de mejora de la economía en Europa, junto con la ausencia generalizada de pesimismo, debería ayudar este mes al mercado de crédito europeo. Pero también debería hacerlo el hecho de que se espera que lleguen a su vencimiento hasta 64.000 millones de euros en ‘papel’ con grado de inversión para finales de enero. El experto considera improbable en este contexto que la oferta existente logre compensar tal cantidad de bonos a punto de expirar. 

El gestor destaca al respecto un estudio publicado recientemente por J.P.Morgan en el que se expone que sólo en cuatro ocasiones ha vencido una cantidad de tal calibre o incluso superior en Europa, y todas fueron antes de 2008. Otra de las conclusiones del estudio es que, efectivamente, enero suele ser habitualmente el mes con mayor actividad emisora de todo el año. El pronóstico de Russell es que, aunque el mercado primario ha empezado el año en buena forma – el volumen de emisiones en la primera semana rozó los 16.000 millones-, deberá mantener este ritmo “para dar a los inversores con bonos al borde del vencimiento algo donde poner su dinero”. 

Si, en cambio, el ritmo de emisiones pierde vigor, “será un soporte técnico y se podría ver que los diferenciales de la deuda europea con grado de inversión continúen ensanchándose”, concluyen desde M&G. 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído