Tags: Negocio |

Comisiones de gestión: las gestoras mueven ficha… y sus clientes también


La industria de gestión sigue bajando sus comisiones de gestión. Según datos de Morningstar, en 2018 el coste medio ponderado por activos de poseer un fondo de inversión en Estados Unidos cayó al 0,48%, situándose en el nivel más bajo desde que la firma de análisis elabora la serie histórica (año 2000). Lo que ha ocurrido el año pasado es muy significativo, ya que supone una reducción de tarifas del 6% con respecto al año anterior. Porcentualmente, es la segunda mayor rebaja de comisiones de gestión de los últimos 20 años. Traducido a dólares, el dinero que Morningstar estima que los inversores estadounidenses se han ahorrado con respecto a 2017 alcanza los 5.500 millones de dólares.

De media, hoy los inversores pagan en comisiones la mitad de lo que pagaban en el año 2000, un 40% menos de lo que abonaban hace una década y un 26% menos que hace cinco años. Son datos que aglutinan las rebajas que se han producido tanto en la parte de gestión activa como pasiva. Si se tomase como referencia únicamente la parte de gestión activa, la comisión media ponderada por activos de los fondos ha pasado del 0,71% de 2017 al 0,67% de 2018, una reducción del 5% que supone la mayor rebaja anual registrada por Morningstar.

Captura_de_pantalla_2019-05-07_a_las_12

Los menores gastos que asumen los partícipes son achacables a tres factores. Uno tiene su origen en la reducción de tarifas aplicada por la industria, con el incremento del número de fondos activos que el año pasado vieron recortadas sus comisiones. Los otros dos se deben a los movimientos realizados por los inversores: salida de flujos de los fondos más caros y entrada en los productos más baratos (concretamente en el 20% encuadrados en el grupo de los más baratos), por un volumen que el año pasado superó los 600.000 millones de dólares.

Captura_de_pantalla_2019-05-07_a_las_12

Pero... ¿qué está empujando a las gestoras a rebajar sus tarifas? Pues, en realidad, no sería un único factor sino varios los desencadenantes de esta tendencia. Tal y como explica Adam McCullough, analista de Morningstar, en primer lugar estaría la mayor concienciación de los partícipes con respecto al impacto que las comisiones provocan en la rentabilidad final obtenida. “Los inversores son cada vez más conscientes de la importancia de minimizar los costes de inversión, lo que les ha llevado a favorecer los productos de menor coste”, afirma el experto.

Dicho de otro modo: las gestoras han visto cómo el dinero abandonaba los fondos de gestión activa para entrar en estrategias de gestión pasiva, debido fundamentalmente al reclamo de unas menores comisiones. Es una tendencia mundial, pero que ha afectado principalmente a Estados Unidos, donde la gestión pasiva ya atesora prácticamente el 50% del total del patrimonio gestionado por la industria. El sector ha tomado nota y está actuando para tratar de revertir esta tendencia. Y lo está haciendo bajando sus comisiones.

Otro de los fenómenos que está obligando al sector a reducir tarifas es la intensificación de la competencia, con el objetivo de tratar de ganar cuota de mercado. En la industria, la escala es cada vez más importante. Las vías para conseguirlo son dos: o con fusiones y adquisiciones, o atrayendo volumen, para lo que la comisión siempre resulta un interesante reclamo.

Tanto la necesidad de luchar contra la gestión pasiva como la mayor competencia son factores que afectan directamente a las gestores. Sin embargo, hay otros factores relacionados con el entorno que explicarían los tijeretazos en las comisiones. Los más relevantes: el avance hacia un modelo de asesoramiento financiero basado en honorarios, que ha estimulado la demanda de productos de menor coste, como los ETF, y el hecho de que las instituciones y los asesores rechacen cada vez más las clases de fondos más caras que tienen empaquetadas las comisiones de asesoramiento y distribución.

Desgranando las rebajas por categoría de fondos

Por tipología de producto, donde más han bajado las comisiones medias ponderadas por activos han sido en las categorías de fondos mixtos (ha pasado del 0,70% de 2017 al 0,65% de 2018), en renta variable internacional (del 0,87% al 0,82%), en alternativos (del 1,35% al 1,31%) y en bonos municipales (del 0,51% al 0,47%).

Captura_de_pantalla_2019-05-07_a_las_12

Pese al esfuerzo que están haciendo las gestoras por reducir el precio de sus fondos activos, hoy el coste de invertir en un producto activo sigue siendo de media 1,8 veces superior al de hacerlo en uno pasivo. “Esto prácticamente no ha cambiado con respecto a 2017 e incluso ha aumentado con respecto a 2015, cuando era de 1,7 veces. Esto se debe a que la comisión media ponderada por activos de los productos pasivos ha caído en los últimos tres años de manera más pronunciada (un 10%) que en los productos activos (8%)”, destaca McCullough.

En este sentido, cabe señalar que la gestión pasiva también se está apretando el cinturón a nivel de comisiones, aunque el margen para hacerlo es más limitado, dadas las ya de por sí tarifas que aplica. Con respecto a 2017 la reducción ha sido de un punto básico, al pasar del 0,16% al 0,15%.

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído