Tags:

“Comienza un buen periodo para la renta variable en Estados Unidos”


La economía de Estados Unidos crecerá más que las de Europa, Reino Unido y Japón. Para Grant Bowers, gestor del FTIF Franklin US Opportunities Fund, el crecimiento estadounidense, que espera que se sitúe entre el 2% y el 3% en este año, dará un impulso a la bolsa.

“Ahora todo el mundo mira a la renta fija, pero a largo plazo la renta variable lo puede hacer mejor. Es el momento adecuado para pensar en ella. Somos muy optimistas sobre la bolsa de Estados Unidos. De 2010 a 2012 el mercado discriminará. Habrá ganadores y perdedores. La economía estadounidense está camino de la recuperación. Después de una década perdida en renta variable, ahora vendrá un periodo de buena rentabilidad”, afirma Bowers.

El gestor de Franklin Templeton admite que la debilidad del dólar ha servido de ayuda a muchas empresas exportadoras, pero considera poco relevante que el cambio con el euro esté en los 1,20 o en los 1,50 dólares.

“Veremos algo de fortaleza del dólar frente al euro por un tiempo, pero lo más importante es la diferencia que hay entre las divisas de mercados desarrollados y las de mercados emergentes”, señala.

Bowers dice que los próximos años serán positivos para los gestores activos centrados en la selección de valores. “El rally de 2009 fue liderado por las compañías de baja calidad, las que se habían visto más castigadas. A futuro, el crecimiento y la calidad serán importantes, por lo que el stock picking será más importante. Esperamos que se dé una diferenciación y una dispersión”, comenta.

El gestor, que sigue un estilo de crecimiento, cree que este tipo de inversión funcionará bien durante varios años. “Entramos en un periodo plurianual positivo para las compañías de crecimiento. El crecimiento está barato en comparación con el valor”, destaca.

Bowers señala que hay varios factores que apoyarán la buena marcha de la bolsa de Estados Unidos. El gestor espera un repunte en los movimientos corporativos y cree que buena parte del dinero que se ha movido a liquidez y renta fija regresará gradualmente a la renta variable.

“Las compañías en las que invertimos hablan de contratar personal e invertir en el negocio. Ven claramente que la actividad se recuperará y quieren estar bien posicionadas. Las empresas están consiguiendo buenos resultados incluso en un entorno de ventas bajas. El desempleo seguirá alto por un tiempo, pero la economía repuntará. El Gobierno está mal y los consumidores también (aunque mejorando poco a poco), pero las compañías están bien y con buenas perspectivas. Hay un riesgo de subida de tipos. Pero si la Fed los sube es porque la economía va bien”, resume.

En cuanto a su fondo, Bowers asegura que “normalmente supera al mercado en momentos alcistas y esperamos dar buenos resultados en los próximos entre dos y cinco años”.

El FTIF Franklin US Opportunities Fund es un fondo que intenta identificar a las compañías líderes de la economía estadounidense. “Queremos empresas que sean el número uno o dos de cada sector. Dominan su industria, tienen una ventaja competitiva clara y disfrutan de mejores márgenes. En la cartera queremos tener lo mejor de Estados Unidos. Al invertir analizamos el crecimiento, la calidad de la compañía y la valoración. Buscamos una historia de crecimiento de varios años, empresas que crezcan más que el resto de su sector, que ganen cuota de mercado. Buscamos empresas con capacidad de duplicar o triplicar su tamaño en un plazo de entre tres y cinco años”, explica Bowers.

El tipo de valores que tratan de encontrar cuentan con una ventaja competitiva sostenible (con barreras de entrada, una marca fuerte, capacidad de establecer precios y con una ventaja tecnológica o de propiedad intelectual), fortaleza financiera (con bajos niveles de endeudamiento, alto flujo de flujo de caja libre y que no dependan de los mercados para financiarse) y con fortaleza en su equipo directivo y gestor.

El análisis propio es la clave del proceso. “Nos apoyamos en nuestro equipo propio de análisis más que en el mercado. La intención es ver si las oportunidades de crecimiento a están descontadas en el precio. Las valoraciones se hacen mirando a un horizonte de tres a cinco años. El mercado es muy cortoplacista y nosotros intentamos alejarnos del ruido que se genera en el día a día”, comenta el gestor.

El fondo fue lanzado en abril del año 2000 y cuenta con un patrimonio de más de 850 millones de dólares, con datos a cierre de marzo. El equipo, que trabaja desde California liderado por Bowers, incluye a 50 especialistas en renta variable. Algunos de ellos llevan más de 10 años cubriendo un mismo sector. Además, tienen contacto permanente con los equipos de renta fija privada y de bonos de alta rentabilidad para poder analizar de manera integral la estructura de capital de cada compañía.

El fondo está completamente invertido, sólo tiene un 3,6% en liquidez. Por sectores, las mayores apuestas se concentran en tecnología y equipos, software y servicios. El 48,94% de la cartera está invertida en grandes compañías y el 44,73% en valores medianos.

“Ahora se encuentran mejores oportunidades en grandes valores, aunque el punto dulce para la inversión en compañías de crecimiento está en una capitalización bursátil de entre 5.000 y 25.000 millones de dólares. El tamaño medio de las empresas en las que invertimos es de 20.000 millones de dólares”, dice Bowers.

Debido a las oportunidades que encontraron en 2009, el número de valores, que normalmente se sitúa entre los 60 y 80, se ha elevado hasta 88. Las diez mayores posiciones representan un 25% del fondo y las 20 mayores, un 50%.

Un tema que el equipo gestor tiene en cuenta es el de los ingresos que las compañías obtienen de fuera de Estados Unidos. “El 60% de los ingresos de las compañías en las que invertimos provienen de fuera de Estados Unidos. Es una consecuencia lógica de invertir en los líderes de cada sector. Es un fondo de líderes globales”, señala.

El tracking error del fondo suele ser de entre un 5% y un 10%. Ahora está en el 6%. “Tengo conciencia del índice pero no manejo el fondo en función del índice”, asegura Bowers. El fondo supera a su índice de referencia, el Russell 3000 Growth, a tres y cinco años. Aunque sufrió en 2008, en 2009 consiguió superar ampliamente al mercado y a la media de su categoría.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído