Tags: Negocio |

Guía básica para que las gestoras puedan hacer crecer sus beneficios


El negocio de la gestión de activos está en un punto de inflexión crítico. Las gestoras están sometidas a una creciente presión para acelerar su crecimiento a la vez que mantienen a raya sus costes fijos. Mantener su dominio en mercados core, a la vez que compiten con nuevos jugadores más innovadores en el terreno digital, y en un entorno en el que los retornos de los índices se han mercantilizado gracias a la gestión pasiva. Es todo un reto equilibrista. 

La carrera está servida, principalmente porque no habrá espacio para todos. En los últimos cinco años los beneficios globales de las gestoras se han expandido al 4% al año, impulsado por la apreciación del mercado y la entrada de capital. Tal es así que en 2018 tocaron máximos históricos de 326.000 millones de dólares. Pero las perspectivas no son esperanzadoras. Según estima la consultora Oliver Wyman en un white paper realizado junto con Morgan Stanley, en los próximos cinco años ese crecimiento se ralentizará hasta el 1% anualizado. “Detrás de esta expansión anterior se esconde una creciente aversión por parte de los inversores de pagar comisiones de gestión”, afirman. Para la firma, las gestoras deben establecer ya tres prioridades:

  1. Marcarse una ambiciosa pero creíble agenda para el crecimiento
  2. Fijar un camino para posicionarse en los mercados de gran crecimiento
  3. Reestructurar su negocio core de gestión activa

Captura_de_pantalla_2019-09-09_a_las_15

Según sus cálculos, los beneficios que dará la gestión activa de mercados desarrollados se encogerá por un tercio de su tamaño actual. De hecho, ya no será el mayor contribuidor para las cuentas de las gestoras. La respuesta tampoco está en la gestión pasiva ya que su crecimiento en patrimonio se compensa en gran parte con la continuación de la presión a la baja de sus comisiones. “Si la industria no es capaz de redefinir su proposición de valor en algo que los clientes están dispuestos a pagar, entonces las perspectivas de crecimiento son débiles. Las gestoras se verán forzadas a una espiral de restructuración de costes y capacidad para mantener sus beneficios”, sentencia la consultora.

La parte positiva es que sí hay áreas prometedoras para el crecimiento: los mercados emergentes, el capital privado y los servicios de soluciones. Según Oliver Wyman, supondrán el 53% de los beneficios de la industria en 2023.

A. Mercados emergentes

La consultora ve en los emergentes una oportunidad de crecimiento de beneficios de 30.000 millones de dólares. De esto, China supone la mitad, en gran parte por su progresiva apertura y liberalización. Hasta ahora el modelo ha dependido de la inversión de grandes fondos de pensiones en mercados de occidente. Esto va a cambiar a un modelo más local. Esto es, que las gestoras deberán invertir en tener los pies sobre el terreno.

Captura_de_pantalla_2019-09-09_a_las_15

A día de hoy un 85% del patrimonio en fondos es de clientes de mercados desarrollados. Pero los de mercados emergentes ya suponen un 35% de los nuevos flujos. Esto es un reflejo del cambio en la riqueza global. Por eso los flujos de inversores emergentes han sido curiosamente más estables que los de los desarrollados.

El potencial está ahí, pero el reto está servido. El estudio calcula que en 3-5 años un 70% del crecimiento en clientes de países emergentes llegará de Asia. De ello, un 50% será de China. Pero por ahora las gestoras han tenido éxito principalmente en Oriente Medio. China en particular es la región más difícil de penetrar. Establecer una base local tendrá su coste e impacto en la eficiencia. Así que el botín será para unos pocos.

B. Mercados privados

El crecimiento de los mercados de capital privado ha superado el de los cotizados, pero la inversión en ellos aún está reservado a un subsegmento de clientes institucionales. Abrir las puertas a inversores como pensiones, aseguradoras o inversores de alto patrimonio es una oportunidad de crecimiento de 23.000 millones. Aquí será clave crear productos eficientes a la par que trabajar de cerca con reguladores y plataformas de distribución.

Captura_de_pantalla_2019-09-09_a_las_15

Como sucede con los mercados emergentes, las gestoras tradicionalmente de mercados cotizados han tenido experiencias mixtas en su incursión al capital privado. La expansión a deuda privada y activos reales ha sido más sencillo que el capital riesgo.

C. Servicio de soluciones

Y la expansión no solo tiene que llegar por parte de los nichos de mercado. Cada vez más las gestoras están haciendo actividades antes reservadas a asesores o incluso los propios clientes en la parte final de la cadena de valor de la distribución. Por ejemplo, ofrecer servicios de subcontratación de directores de inversiones (que ayuden a clientes con la asignación de activos), o la creación de paquetes de productos personalizados (diseñados para un objetivo de inversión particular).

Captura_de_pantalla_2019-09-09_a_las_15

Noticias relacionadas