Cóctel-Manía


La fiebre de los cócteles está invadiendo la capital... Y no sólo porque cada vez hay más locales que los sirven... El gastrobar Le Cabrera, en la madrileña calle Bárbara de Braganza, es el local de moda donde poder degustar uno en condiciones, por cierto. El genial coctelero Diego Cabrera prepara en este local unos cócteles que ningún gourmet debería dejar de probar.

La Cóctel-Manía también ha llegado a los hogares y a los lineales de los supermercados. La tendencia a beber menos y mejor, y el creciente interés del consumidor por tomar algo más allá del clásico combinado, es la causa. Diageo, el gigante de espirituosos, el 'culpable'.

La compañía tiene en marcha toda una estrategia para que el consumidor de edad media, que cada vez es más numeroso por razones demográficas, adquiera cultura relacionada con los tragos originales y de categoría. Lo plasman, por ejemplo, con el programa 'Mentor at Home', por el que un experto de la cada puede acudir a su propio hogar y darles consejos a usted y a los 10 amigos que elija. El evento se puede reservar desde internet, es todo gratuito y gira en torno a la ginebra Tanqueray, al ron Cacique 500 y al bourbon Four Roses.

También hay opciones para los más vagos, con los cócteles listos para servir que ha lanzado la empresa. Se puede elegir, por ejemplo, entre un mojito elaborado con Cacique, Cosmpoloitan y Caipiroska con Smirnoff y Margarita con el tequila José Cuervo. El último lanzamiento, presentado hace unos días en Madrid, es un Manhattan elaborado con el whisky J&B. No será el mismo de Cabrera, pero sólo tendrá que sevirlo con mucho hielo y un toque de naranja.

La Cóctel-Manía da mucho más de sí... Tras el verano tendrán recetas, locales y trucos para subirse al carro de esta nueva moda.

 

Lo más leído