Claves sobre el nuevo proyecto disruptivo de Warren Buffett


Teniendo en cuenta la adoración que sienten múltiples participantes del mercado por Warren Buffett, y la atención creciente que se está prestando a ideas disruptivas de inversión, probablemente la combinación de ambos en una sola frase sirva para volarle la cabeza a muchos inversores. No es para menos, teniendo en cuenta lo innovador del último proyecto del Oráculo de Omaha, que se ha aliado con Amazon y J.P.Morgan a través de su holding de inversiones, Berkshire Hathaway, para lanzar una novedosa iniciativa de salud en EE.UU.

Concretamente, las tres compañías anunciaron la semana pasada la creación de una nueva empresa orientada exclusivamente a prestar servicios sanitarios a sus empleados estadounidenses, “con el propósito de mejorar la satisfacción de los empleados y de reducir costes”, según han indicado vía comunicado oficial. La nueva empresa sería independiente y con ánimo de lucro, y pretende tomar ventaja de la gran escala de estas tres organizaciones para desarrollar “soluciones tecnológicas que proporcionen a nuestros empleados estadounidenses y sus familias servicios de salud simplificados, de alta calidad y transparentes a un coste razonable”.

Este anuncio llega en un momento especialmente significativo para EE.UU., ante la intención manifiesta de la Administración Trump de derogar la reforma sanitaria instaurada por su predecersor en el cargo, conocida coloquialmente como Obamacare, y con la que se ha conseguido que personas con menos recursos tengan acceso a servicios sanitarios. “Los precios sanitarios inflados actúan como una lombriz hambrienta sobre la economía americana. Nuestro grupo no pretende dar respuestas a este problema. Pero tampoco lo aceptamos como inevitable. Más bien compartimos la creencia de que poner nuestros recursos colectivos detrás del mejor talento del país puede, con tiempo, controlar el alza de los costes sanitarios al tiempo que mejora la satisfacción de los pacientes y los resultados”, ha comentado Warren Buffett.

“Nuestra gente quiere transparencia, conocimiento y control en lo que se refiere a la gestión de su salud”, ha afirmado Jamie Dimon, consejero delegado de J.P. Morgan AM, expresando su deseo de que el nuevo servicio contribuya a crear soluciones “que beneficien a nuestros empleados de EE.UU., sus familias y, potencialmente, a todos los estadounidenses”. Jeff Bezos, consejero delegado de Amazon, ha añadido que, teniendo en cuenta la complejidad del sistema sanitario estadounidense, el hecho de contribuir a “reducir la carga sanitaria sobre la economía mientras que mejoramos los resultados para los empleados y sus familias hará que merezca la pena el esfuerzo”.

Para Alison Porter, miembro del equipo Global Technology de Janus Henderson Investors, la creación de esta nueva empresa – que no tendrá junta directiva ni sede oficial- “ha tenido un impacto significativo sobre las cotizaciones de la bolsa, no sólo para estas tres compañías, sino también para muchas del sector de la salud”. La experta aclara que, a pesar de la escasez de detalles sobre el proyecto – que por no tener, aún no tiene ni nombre oficial-, es la historia de J.P.Morgan, Amazon y Berkshire Hathaway “la que ha llenado de agitación a los inversores en farmacias minoristas, atención médica, distribución de fármacos, administradores de beneficios de farmacia (persona que supervisa los beneficios de medicamentos recetados por un grupo de personas, por ejemplo para grandes organizaciones) o incluso farmacéuticas”.

La experta clara que probablemente pasarán años antes de que eche a andar la compañía, que deberá prestar servicio a alrededor de 1,2 millones de personas. El mensaje importante, en su opinión, es que “esto es otro ejemplo de cómo la tecnología continúa ganando protagonismo en nuestro día a día, y cómo la Inteligencia Artificial puede ser empleada en un amplio rango de sectores”. Así, el hecho de que ninguna de las tres empresas asociadas opere directamente en el sector sanitario “les da una perspectiva fresca, y hace a esta entidad potencialmente tan disruptiva”.

Porter añade que, con independencia de cómo se desarrolle esta iniciativa, “está claro que J.P. Morgan, Berkshire y Amazon han identificado un problema”. “Jeff Bezos dijo una vez que “tu margen es mi oportunidad”, y el sistema sanitario estadounidense ciertamente se caracteriza por proporcionar una amplia oportunidad”, sentencia la experta. Cabe recordar que Warren Buffett ya había criticado con dureza la agenda sanitaria de la nueva administración durante la última reunión anual de Berkshire con sus accionistas, celebrada en mayo de 2017, en la que avisó de que los costes sanitarios suponían a los estadounidenses un gasto incluso mayor que el dedicado a los impuestos. Según Porter, el margen para la disrupción en salud es amplio, al incrementar la disposición de consuidores y empleados por “opciones más asequibles, mejores alternativas al consumo, mejores resultados y una transparencia mayor de precios a través de mejores adquisiciones y una mejor distribución”.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído