Claves de Invesco para saber qué se puede esperar de la eurozona en los próximos 12 meses


Después del mejor año para los parqués europeos desde 2009, la pregunta que muchos se hacen – y entre ellos está el equipo de Renta Variable Pan Europea de Invesco en Henley- es qué se puede esperar a partir de ahora en renta variable europea. Los expertos de esta gestora empiezan fijándose en el ratio PER ajustado cíclicamente, “que está lejos de su media a largo plazo”, por lo que estiman que hay margen para futuras rentabilidades tanto para este año como para los venideros, “ya que por primera vez en tres años el resurgimiento del crecimiento de los beneficios debería ayudar a reducir el importante descuento que mantiene esta clase de activo, que es incluso mayor que el soportado por otras áreas afectadas por la crisis del euro”.

Justifican la elección del PER ajustado cíclicamente frente al PER futuro a 12 meses porque consideran que el primero –que refleja la media histórica de beneficios de 10 años- “ofrece una indicación mejor, ya que muestra que los actuales beneficios corporativos están significativamente por debajo de los niveles de marzo de 2008”. Además, consideran que esta ratio también muestra que “no sólo todo el mercado de forma global está por debajo de esos niveles, sino que hay algunos sectores que ofrecen descuentos incluso mayores”. Es precisamente en las compañías de esos sectores más deprimidos donde encuentran en Invesco una ecuación rentabilidad/riesgo más atractiva.

“En nuestra opinión, los augurios de la reactivación del crecimiento del beneficio son buenos”, expresan desde la gestora. Se apoyan en la lenta recuperación del PIB de la eurozona tras la recesión de los últimos años y en los signos de crecimiento económico que han arrojado una serie de encuestas e indicadores líderes. Complementariamente, la recuperación de la actividad económica en Estados Unidos también puede acelerarse tras la dilución del efecto austeridad y la incertidumbre política del año pasado. En conclusión, “la mejora de la actividad económica en Europa, que pesa más del 50% en los ingresos empresariales, unido al positivo crecimiento del resto del mundo, debería ayudar a las compañías a acelerar el crecimiento interanual de sus ventas en 2014”.

Además, el riesgo inflacionario queda descartado por una serie de factores: el todavía alto desempleo seguirá limitando el crecimiento de los salarios; no hay indicios de presión al alza sobre los precios de las materias primas; y en los países que hayan implementado reformas laborales, consideran que “las empresas deberían ser capaces de manejar mejor los costes en el futuro”. Por todo ello, el diagnóstico desde Invesco es que “los costes permanecerán bajo control, lo que unido a una creciente demanda debería impulsar la mejora de los márgenes desde sus mínimos del ciclo”.

Crecimiento asegurado de los beneficios corporativos

Los expertos de la firma expresan su certeza de que este año se producirá el esperado incremento de los beneficios empresariales. “Con unos márgenes tan deprimidos como en la actualidad, no hace falta un gran crecimiento en la parte alta de las cuentas para generar un respetable incremento del beneficio” afirman, apoyando este argumento en los resultados de indicadores como el Índice de Ciclo Empresarial del G-7 OCDE, “consistentes con un aumento del BPA de doble dígito este año en Europa”.

Asimismo, se prevé una mejora de las valoraciones, poniendo el acento especialmente en el sector financiero europeo con motivo del análisis de activos bancarios que publicará el BCE este año. Teniendo en cuenta que la recapitalización de los bancos europeos entre 2008 y octubre de 2013 equivale al 5% del PIB de la zona euro, consideran que las entidades del Viejo Continente están mejor posicionadas de cara a los test de estrés. “Un cierre con éxito debería ayudar a eliminar dudas sobre la salud del sector”, estiman.

Otro argumento a favor de la banca europea es que se ha empezado a estabilizar la contracción del crédito, y las condiciones de concesión de préstamo podrían incluso mejorar durante el primer trimestre según los datos de la última Encuesta de Crédito Bancario. “Todos estos factores deberían animar la recuperación económica, al mismo tiempo que reducirían los actuales niveles de descuento respecto de las valoraciones medias históricas”, concluyen desde Invesco.

Es Europa: no baje la guardia

Los responsables de la gestora terminan su informe de perspectivas matizando su optimismo, pues tienen presente que “siendo Europa, siempre hay riesgos”. Los que ven a la vista son los siguientes: la sentencia final del Tribunal Constitucional de Alemania sobre el programa OMT del BCE; que el euro se aprecie bruscamente, pues afectaría a los beneficios empresariales; que el crecimiento global decepcione; y que el final de la política hiperacomodaticia estadounidense suscite otra reacción negativa.

“En todo caso, vemos más razones para ser optimistas que para el pesimismo: mucho menos riesgo específico en Europa, mejora de la economía, retorno al crecimiento de los beneficios, valoraciones todavía atractivas para el activo en general y para ciertos países y sectores en particular”. La estrategia de Invesco se sintentiza de la siguiente manera: sobreponderación en países periféricos, sector financiero y algunas compañías cíclicas, con expectativas de nuevos rendimientos dentro del territorio europeo. Dentro de los sectores defensivos se centran en farmacéuticas, al considerar que presentan la ecuación rentabilidad/riesgo más atractiva.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído