Citi conserva su banca privada en España tras vender a Banco Popular su negocio de Consumo


A inicios de abril de este año, Banco Popular reconocía las negociaciones con Citi para adquirir su negocio de Consumo, una operación que hoy ha llegado a buen puerto y de la que se confirman ahora la mayoría de los detalles.

A falta de algunos ajustes que se producirán en el momento del cierre de la misma, la operación supone unos 240 millones de euros de prima al vendedor, según explica el hecho relevante de la Comisión Nacional del Mercado de Valores. Mientras que la entidad adquiriente, Bancopopular-e, reforzará su capital en 489 millones.

El banco español se hace con el negocio minorista y de tarjetas de la entidad de origen estadounidense, a la vez que esta última mantiene la apuesta por su negocio institucional y de banca privada en España.

Banca privada

El hecho de conservar la división de banca privada -entre otras- se explica, según William Van Dyke, country officer de Citi en España, en que se “refuerza la estrategia global de Citi de enfocar nuestros recursos en aquellos negocios en donde tenemos globalmente una ventaja competitiva y somos líderes en España: banca de inversión y corporativa, mercados de capitales, banca privada y banca transaccional".

De esta manera, Citi sigue potenciando los servicios que ofrece a las empresas e instituciones financieras españolas, clientes del sector público y banca privada, así como a las multinacionales que operan en España, indica el comunicado del grupo.

Eliseo Cervera, director general de Banca Privada para España y Portugal, es actualmente el líder del negocio de altos patrimonios de la firma norteamericana, que cuenta con tres oficinas en nuestro país. La actividad está dirigida a unos clientes considerados por la firma como “ultra-high networth” y a los que, como mínimo, se les exige un patrimonio superior a los 18,4 millones de euros, aproximadamente. Para este grupo de clientes trabaja exclusivamente un equipo formado por 21 profesionales, incluidos banqueros y soporte.

Este patrimonio mínimo exigido para acceder a los servicios de banca privada deja muy clara la distinción que hacia Citi entre sus clientes, en donde todos aquellos que estuvieran por debajo de esta cantidad se situaban en una categoría más cercana a la banca personal, una división que ahora pasa a formar parte de Banco Popular.

Negocio consumo

El grupo español adquiere una cartera formada aproximadamente por 1,2 millones de cuentas de clientes, 2.000 millones de euros en activos, 2.300 millones de euros en activos bajo gestión, 1.400 millones de euros en préstamos, 2.000 millones de euros en depósitos y 45 oficinas, además de asumir aproximadamente 950 empleados del negocio de Banca de Consumo de Citi en España. Entre ellos, Juan Luis luengo, responsable de Fondos de Inversión de la firma de origen norteamericano, y todo el equipo de Producto.

El negocio de consumo de Citi lo nutren un colectivo de clientes divididos como Citigold y Citiblue, en función de si su patrimonio superaba lo 75.000 euros o no, respectivamente. Precisamente, en el primer segmento de clientes es donde la entidad estaba enfocando su modelo sostenible de asesoramiento mediante carteras, con los fondos de inversión de unas 16 gestoras internacionales y nacionales como producto estrella.

Profesionales
Empresas

Noticias relacionadas

Anterior 1 2 Siguiente

Lo más leído