Cinco evidencias de que el high yield europeo tiene más valor que el estadounidense


A pesar de que con la crisis numerosas empresas europeas han sufrido bajadas de rating que las han degradado a bono especulativo, uno de los motivos por los que se sigue prefiriendo el mercado americano es por su mayor profundidad. Sin embargo, los expertos de M&G Investments encuentran cinco razones de que están cambiando las tornas a favor del high yield europeo, y la Reserva Federal tiene mucho que ver en ello, y aportan el siguiente dato: desde 2011, el high yield europeo ha batido al estadounidense, con retornos del 29% frente al 24.8%.

Efectivamente, la primera evidencia que ponen en la lista es que el high yield a este lado del Atlántico refleja menor sensibilidad hacia los tipos de interés: la duración media es de 3,2 años, frente a los 4,4 años en Estados Unidos. “En consecuencia, el mercado europeo será menos sensible a mayores ventas masivas de bonos soberanos manteniéndose igual el resto de variables”, concluye James Tomlins, analista de la firma.

El precio efectivo medio también es más bajo, puesto que el high yield europeo cotiza a una media de 101,98 dólares, frente a los 102,92 de Estados Unidos. “Puede parecer una pequeña diferencia, pero dada la presencia de call options en muchos bonos estadounidenses, un precio medio sobre 100 indica un alcance limitado para la apreciación de capital”, explica Tomlins, que completa: “El mercado europeo sufre de la misma constricción, pero con un 1% extra de techo”.

La tercera razón por la que desde M&G consideran que el high yield europeo está mejor valorado que su primo estadounidense es por la calidad de los activos, medida por los rating crediticios. Desde la gestora británica estiman que las empresas europeas presentan menor riesgo, puesto que dos tercios del mercado están calificados un escalón por debajo del grado de inversión, mientras que más de la mitad de los estadounidenses están decididamente en el terreno del bono basura, con ratings de B o incluso CCC.

La cuarta razón viene dada por una prima de riesgo superior: en Europa, el mercado cotiza con una prima media de 508 puntos frente a la deuda soberana, mientras que en Estados Unidos es de 471 puntos básicos.

Finalmente, la quinta razón – y no por ello menos importante- es la tasa de quiebra, que es inferior en Europa a pesar de que el continente haya sufrido más el impacto de la crisis financiera y soberana. Desde M&G aportan el siguiente dato: la tasa ponderada de default de los últimos doce meses ha sido del 1,2% en Europa, comparada con el 2,1% de Estados Unidos. “Esta tendencia cambiará radicalmente en el futuro próximo dados los bajos tipos de interés y las tendencias favorables a la refinanciación”, concluye Tomlins.

 

Empresas

Noticias relacionadas

Lo más leído