Ciberseguridad para las gestoras: cómo abordar el nuevo reto


La disrupción vivida en 2020 a nivel global, con los procesos de transformación y digitalización, va a marcar los próximos años respecto a las perspectivas de negocio de los clientes, así como su funcionamiento y operativa. Algo que se traduce, según KPMG, en nuevos riesgos para la industria de gestión de activos.

En concreto, aparecen nuevos canales de distribución potenciados por la tecnología, la transformación y digitalización de los procesos de negocio, un nuevo modelo operativo y la migración a un entorno de teletrabajo así como nuevas y mayores exigencias de los reguladores.

Según una encuesta realizada por KPMG a 700 empresas de 25 sectores, tan solo un 32% de las mismas indicaban que habían podido mantener su actividad por encima del 80%. Asimismo, la ciberseguridad se identifica como una de las principales preocupaciones de las compañías.

“El contexto económico y operativo en el que nos encontramos es uno de los más desafiantes que se recuerdan”, explica Alberto Blázquez, senior Manager de Ciberseguridad de KPMG en España, al haber tenido que acelerar muy rápidamente el uso de la tecnología para permitir a gran escala el teletrabajo. Esto, en su opinión, “desemboca en unos niveles más altos de riesgo y también en la aparición de nuevos riesgos de los que no escapa la gestión de activos”.

Nuevas prioridades

En este sentido, identifican la resiliencia operacional y tecnológica como el principal reto, es decir, la capacidad que tiene una empresa para adaptarse rápidamente a los cambios. “Las gestoras han brindado una gran capacidad de recuperación operativa durante la pandemia del coronavirus, pero los reguladores exigirán a las empresas que demuestren que han aprendido estas lecciones”, justifican.

Así, la búsqueda de la ciberseguridad, que ya era importante, ha ganado protagonismo. “Las gestoras tendrán que continuar operando en un entorno complejo y cambiante, lo que supone desplegar sus planes de continuidad de negocio para garantizar el teletrabajo”, advierten desde la consultora.

Entre las principales necesidades de las gestoras están revisar los procesos operacionales y mejorar la monitorización y respuesta. Asimismo, deberán fortalecer la seguridad y privacidad en el teletrabajo y desarrollar nuevos enfoques holísticos que den confianza continua a los clientes desde la perspectiva de seguridad y privacidad de sus datos.

Desde KPMG establecen una serie de recomendaciones: liderazgo, determinación y colaboración entre áreas; garantizar una seguridad más ágil adaptada al nuevo entorno digital; seguridad y privacidad en el diseño teniendo en cuenta el crecimiento de las decisiones basadas en la analítica de datos; o realizar un análisis proactivo de las amenazas, vulnerabilidad y ciberinteligencia.

 

kpmg

Empresas

Noticias relacionadas

Louis d'Arvieu (Amiral): “La inversión value y la tecnología no son solo compatibles sino que son un prerrequisito a tener en cuenta por el inversor inteligente del siglo XXI”

“Siempre hemos invertido en acciones de empresas tecnológicas, lo que sucede es que nos gusta comprarlas a una valoración razonable. Lo que sí es cierto es que tenemos muchas menos acciones en tecnología de las que solíamos tener”, reconoce el gestor del Sextant Grand Large.

Lo más leído