Chipre rechaza las condiciones para su rescate


Tal como muchos adelantaban, el Parlamento de Chipre ha rechazado el impuesto a los depósitos que planteaba el Eurogrupo a cambio de la ayuda solicitada por el país. Tras la fuerte presión de los últimos días, la primera medida en la que se gravaban todos los depósitos, el Gobierno chipriota presentó una nueva versión en la que los depósitos por debajo de los 20.000 euros quedaban exentos de la quita. A partir de ahí, el gravamen era del 6,7% para los depósitos hasta los 100.000 euros y del 9,9% para los que superaran esa cifra.

Esta nueva versión tampoco convenció al Parlamento y todos los partidos votaron en contra del borrador de ley, con la única excepción del partido en el poder, el DISY, que se abstuvo. El presidente de Chipre mantendrá mañana una reunión con los líderes parlamentarios para buscar una solución a este problema. Por su parte, los bancos siguen cerrados, tal como estaba previsto, hasta el jueves.

"El riesgo de contagio parece bastante limitado. A diferencia de los bancos de las otras economías europeas, la estructura del sistema bancario chipriota hacía difíciles otras opciones. Cerca del 60% de su pasivo está constituido por depósitos, en gran parte depósitos de extranjeros. El porcentaje de depósitos de no residentes es muy superior al de otros países y hay algunos indicios de que el país estaría funcionando como un paraíso fiscal", apunta Miguel Ángel García Muñoz, director de Estrategia de Mercados Banca March.

"El sistema bancario de Chipre es desproporcionado con respecto al tamaño de su economía, representando 8 veces el importe de su PIB, lo que hace una recapitalización más difícil y pesada si se tiene que sumar al actual ratio deuda/PIB", dice el experto. "Por último, en España y otros países periféricos los bancos están ahora mucho mejor capitalizados y salvo que la cuenta de resultados se deteriorase significativamente en los próximos años, no deberían existir problemas".

Noticias relacionadas