China, un gigante con atractivas oportunidades de inversión


A finales de 2009, consideramos que el mercado chino estaba muy expuesto al riesgo de inflación, y que la rentabilidad de la renta variable sería inferior a la media mundial debido a la evidencia creciente de presiones inflacionistas en la economía. Rebajamos nuestra ponderación a neutral, y no a infraponderación, basándonos en la previsión de una probable apreciación de la divisa china (yuan). Este posicionamiento resultó premonitorio y ahora pensamos que la inflación china tocará techo en torno al 4,5% en el tercer trimestre de 2010. La renta variable volverá a ser atractiva cuando pase este periodo y, sobre esta base, estamos buscando oportunidades para aumentar selectivamente nuestra exposición a China. La volatilidad en la esfera macroeconómica mundial, sobre todo en Europa, probablemente nos ofrezca muchas oportunidades de este tipo en los próximos meses.

En mi último viaje a China buscaba una perspectiva nueva sobre el tema latente de la inflación, especialmente sobre la inflación salarial, que últimamente ha captado la atención de muchos periodistas económicos. La reciente serie de subidas salariales forma parte de una tendencia a largo plazo en China, donde los salarios de los agricultores y los funcionarios han recibido impulsos similares en los últimos años. Este comportamiento es completamente natural en una economía de planificación central, donde un gobierno ostensiblemente comunista controla el desarrollo económico. Pero incluso después de las subidas, un obrero de cadena de montaje ganará 1,20 $/hora y trabajará 60 horas semanales, un salario aún competitivo. El otro problema es que China está en un ‘punto dulce’ demográfico, con una población creciente de jóvenes económicamente activos. Si la reserva de mano de obra es menor en el futuro, ¿aún será atractiva para los inversores?

Consideramos que la respuesta es rotundamente afirmativa. Uno de los factores que impulsarán la rentabilidad de las compañías chinas en los próximos años será el aumento de la productividad. Aunque el conjunto de la población china puede envejecer, gran parte del 50% de habitantes que aún viven en zonas rurales se verán atraídos hacia las ciudades en busca de empleo remunerado y una vida más cómoda para sus familias. La urbanización conducirá a niveles más altos de formación y productividad, lo que a su vez creará más valor, más empresas y oportunidades de inversión rentables.

En previsión de la subida de los salarios, y por tanto, de un mayor nivel de confianza de los consumidores, el mercado ha reconocido el valor y el crecimiento potencial de muchas compañías con exposición al consumo interno de China, y sus acciones cotizan ahora a niveles que en su mayor parte consideramos demasiado caros para aumentar la exposición. Sin embargo, aún estamos atentos a las oportunidades, y es posible encontrar títulos en esta área que, a nuestro juicio, aún están por debajo de su valor razonable. Una de estas compañías es Sina, un portal de internet de calidad. Al igual que su primo americano de perfil más alto, Yahoo!, Sina ofrece gratuitamente sus servicios básicos, como blogs y noticias.

Sin embargo a corto plazo, somos prudentes con respecto a las perspectivas de la renta variable, no solo en China, sino en todo el mundo. Todavía existen demasiadas incógnitas con respecto a la puesta en marcha de los programas de austeridad fiscal en Europa que podrían mantener a los mercados intranquilos durante algún tiempo. Sin embargo, por mucho que los mercados tengan problemas para adaptarse a la nueva situación durante el verano, consideraremos la debilidad como una oportunidad para comprar exposición a compañías bien gestionadas, con potencial de aumentar sustancialmente sus beneficios en los próximos años.

 

Lo más leído